Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Condenan en Valladolid a 24 meses a dos vendedores de coches que trucaban los kilometrajes

Juzgados

Los propietarios de la mercantil domiciliada en Venta de Baños 'Elensan C.B', Ángel María D.M. y Pedro Luis G.G, se han conformado con penas de dos años de cárcel, frente a los cuatro solicitado por el fiscal.

Los propietarios de la mercantil domiciliada en Venta de Baños (Palencia) 'Elensan C.B', Ángel María D.M. y Pedro Luis G.G, se han conformado hoy con penas de dos años de cárcel, frente a los cuatro que solicitaba para ellos el fiscal, por vender vehículos por Internet cuyos kilometrajes reducían a la mitad para incrementar su valor.

  

Los dos encausados, que han optado finalmente por llegar a una sentencia de conformidad que ha evitado la celebración de juicio en la Audiencia de Valladolid, han reconocido la comisión de un delito continuado de estafa y han aceptado además el pago de multas de 3.240 euros, junto con el abono, conjunto y solidario, de indemnizaciones por importe de 1.704 y 354 euros para los perjudicados, Sergio G.D. y María Begoña M.V, respectivamente, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

  

Dado que a los acusados se les responsabiliza del trucaje de los kilómetros de hasta otra treintena de vehículos, la sentencia que dictará la Sección Segunda de lo Penal reserva a los posibles afectados el ejercicio de acciones civiles contra los estafadores.

 

LOS ADQUIRÍAN EN SUBASTAS

  

Ambos adquirían coches, principalmente en subastas por Internet, para luego revenderlos a particulares mediante anuncios en red. Intervenían personalmente en gran parte de las transacciones que efectuaban una vez que manipulaban los odómetros de las centralitas de los coches para rebajar sus kilometrajes, hasta el punto de reducir a la mitad las distancias recorridas por éstos.

  

Los hechos delictivos fueron destapados a raíz de que a finales de 2011 uno de estos clientes, Sergio G.D, confiado en la autenticidad de los datos que los acusados habían hecho constar en el anuncio, concertó la adquisición de un Saab cuyo precio era de 9.500 euros, que abonó mediante una transferencia de 6.500 euros y el resto mediante la entrega de su coche, un Renault Megane, que los vendedores hicieron constar que era para el desguace.

  

El afectado recibió una fotocopia de un informe de la ITV de Tres Cantos (Madrid), de fecha 11 de enero de 2011, en la que los acusados habían modificado la referencia del kilometraje del Saab, haciendo constar 60.473, cuando en realidad tenía 130.473, de forma que los procesados obtuvieron una revalorización de 1.204 euros sobre el precio real.

  

El comprador no se percató de este ardid hasta que pidió una nueva llave en el servicio oficial, en noviembre de 2013, al tiempo que pudo verificar también que el Renault Megane que él ya creía reducido a chatarra había sido vendido a otro particular, al que los acusados habían hecho creer que tenía 116.875 kilómetros, cuando en realidad llegaba a los 235.000.

  

A consecuencia de ello, Sergio G.D. tuvo que hacer frente al pago de una reparación de la centralita del Saab y la sustitución del kit de distribución, por importe de 500 euros, derivada de la discordancia entre los kilómetros que aparentaba y los que realmente tenía el turismo que le vendieron los acusados.

  

La compradora del Renault Megane, por su parte, reclamaba también por los gastos producidos por la avería que sufrió el vehículo como consecuencia del desconocimiento de su kilometraje.