Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Condenan a siete detenidos de la 'Operación Puma' de Valladolid a penas que suman 9,5 años

Juzgados de Valladolid. JUAN POSTIGO

La operación contra el tráfico de drogas supuso que se detuvieran a estas personas en julio del año pasado.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid ha condenado a un conjunto de penas que suman nueve años y medio de cárcel a las siete personas que fueron detenidas en julio de 2013 en el marco de la denominada 'Operación Puma', según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

En su sentencia, las penas más elevadas han recaído en A.H. y su novia, H.A.L, el primero condenado a dos años y medio y multa de 10.000 euros por un delito de tráfico de drogas de las que no causan grave daño a la salud, con la atenuante de drogadicción, junto con otros tres meses por resistencia y seis días de localización permanente por una falta de lesiones, mientras que sobre su pareja, a la que se reconoce la misma atenuante, ha recaído una pena de dos años y un día e idéntica multa.

 

El resto de los imputados, S.C.N, M.B.B, I.A.H, M.C.L.A. y el hijo de ésta, S.L.A, a lo que también se aprecian atenuantes, han sido condenados a penas de un año y un día de cárcel y al pago de multas de entre 325 y 8.000 euros.

 

La Operación Puma se saldó en julio del pasado año con la detención de siete personas acusadas de tráfico de drogas después de que la Policía registrara dos domicilios de Valladolid y se incautara de 900 gramos de marihuana, 720 de hachís, dos papelinas de cocaína, 900 euros en metálico, varios cartuchos del calibre 38, una katana, varios cuchillos, una decena de móviles, dos ordenadores portátiles, diverso material electrónico, un turismo y una bicicleta de montaña.

 

Los detenidos eran un ciudadano marroquí de 26 años cuya identidad responde a las iniciales A.E.H.N; su novia, H.A.L, española, de 19 años -ambos con antecedentes por tráfico de drogas; M.C.L.A, mujer de 46 años, y su hijo, S.L.A. de 18, ambos de nacionalidad española; M.B.B, búlgaro de 22 años; I.A.H, español de 24 años, y el también español S.C.N.

 

VENTAS DENTRO Y FUERA DE CASA

 

Establecido el correspondiente dispositivo se comprobó que la pareja, que vivía en un domicilio de la calle Juan Agapito y Revilla, investigada en ocasiones anteriores por delitos contra la salud pública, no sólo realizaba ventas de sustancias estupefacientes en su casa, sino que también lo hacía en distintos puntos de la ciudad, donde abastecían a pequeños vendedores.

 

Asimismo se observó cómo cada día a media tarde la pareja se desplazaba a un domicilio de la calle Pavo Real, en el barrio de Pajarillos, en el que vivía una mujer de mediana edad con su hijo de 18 años, piso donde estas personas llevaban una vida aparentemente normal.

 

Sin embargo, ese domicilio era el lugar al que los traficantes, aprovechando la situación de precariedad económica de los inquilinos, desplazaban su centro de operaciones, utilizado tanto para guardar las sustancias estupefacientes como punto de distribución hacia el resto de lugares de venta.