Condenado por intento de asesinato a un joven que le reprochó que le tocase el culo a su novia

Los hechos ocurrieron sobre las 6,30 horas del día 26 de julio de 2014, cuando un joven, que se encontraba en el interior de la discoteca, "en compañía de su compañera sentimental y otros amigos", se percató de que el procesado, al que no conocía con anterioridad, "le tocaba el trasero a su novia".

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha dictado una sentencia por la que condena a un varón a seis años de prisión y el pago de indemnizaciones de unos 9.800 euros, por un delito de tentativa de homicidio y una falta de lesiones, tras supuestamente intentar matar a un joven que le reprochó tocarle el culo a su novia en una discoteca de la capital cordobesa.

 

Según recoge la resolución judicial, a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron sobre las 6,30 horas del día 26 de julio de 2014, cuando un joven, que se encontraba en el interior de la discoteca, "en compañía de su compañera sentimental y otros amigos", se percató de que el procesado, al que no conocía con anterioridad, "le tocaba el trasero a su novia", motivo por el cual se produjo "un enfrentamiento" entre ellos, "no sin antes recriminar la joven al acusado el acto que había cometido contra ella y sufrir ésta por parte de aquél un empujón".

 

Así las cosas, el joven se acercó al procesado y "le propinó igualmente un empujón para que dejara en paz" a la joven, momento en el que "se inició un forcejeo" entre el acusado y los amigos que le acompañaban y el joven, quien esquivó "un vaso que portaba" el procesado e impactó en la cara de otra persona, que se encontraba en la barra del establecimiento. Como consecuencia de ello, dicha persona sufrió distintas lesiones y le han quedado como secuelas dos cicatrices.

 

Apercibidos del altercado, los vigilantes de seguridad de la discoteca sacaron al exterior de la misma al joven y a los pocos instantes salió el acusado acompañado de sus amigos, momento en el que se inició una nueva pelea entre ambos, en el curso de la cual el acusado, "con ánimo de causarle la muerte", y al tiempo que los citados vigilantes tenían cogido por detrás y de sus brazos al joven para apartarlo de la pelea, "le clavó en la zona abdominal un arma blanca u objeto punzante no identificado, que en un momento determinado sacó rápidamente de uno de los bolsillos de su pantalón".

 

Posteriormente, y con rapidez, el procesado y sus acompañantes abandonaron el lugar dirigiéndose en dirección a la Barriada de las Margaritas, mientras la víctima, "de cuyo abdomen manaba abundante sangre", fue trasladada en ambulancia al Hospital Reina Sofía, donde fue asistido en la Unidad de Urgencias y de Críticos.

 

A consecuencia de la agresión, el joven, militar de profesión y que contaba con 25 años de edad, sufrió distintas lesiones que le generaron "una situación de riesgo vital", y le ha quedado como secuela una cicatriz de 20 centímetros de longitud por tres de ancho, en la zona abdominal, que le produce "un ligero perjuicio estético".

 

RESPONSABILIDAD DEL PROCESADO

 

Mientras, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) reclama al joven la cantidad de 3.423 euros por los servicios médicos prestados, cantidad que pagará el acusado, quien estuvo privado de libertad por estos hechos el día 26 de julio de 2014 y que en el momento del juicio negó que tocara a la joven ni que apuñalara a alguien y aseguró que hubo "una confusión" y creyeron que era él la persona que realizó el tocamiento.

 

Al respecto, los magistrados subrayan que "el acusado, y no otro, fue quien discutió y forcejeo con la víctima en el interior de la discoteca después del incidente en que aquél le tocó el trasero a la joven, para luego acometerle en el abdomen, ya en la calle, con un cuchillo, navaja u objeto punzante".

 

Cabe destacar que el Ministerio Público había pedido para el procesado penas de cinco años de prisión; la acusación particular, siete años de cárcel, y la defensa, la absolución.