Condenado en Valladolid a dos años el cobrador de facturas que se apropió de más de 35.000 euros de clientes

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una pena de dos años de cárcel a Julio G.V, extrabajador de la mercantil Recacor S.A. entre 2006 y 2010.

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una pena de dos años de cárcel a Julio G.V, extrabajador de la mercantil Recacor S.A. entre 2006 y 2010, en funciones por aquel entonces de cobrador de facturas y albaranes, por quedarse con más de 35.00 euros aportados por los clientes.

  

En su sentencia, la Sección Cuarta de lo Penal entiende que los hechos son constitutivos de un delito de apropiación indebida y acuerda imponerle la citada pena privativa de libertad, que no incluye la obligación de abonar indemnizaciones de más de 35.000 euros ya que dicha cuantía ya aparece recogida en una sentencia anterior en vía civil que condenó a Julio G.V, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

  

En el juicio se analizó la conducta de Julio G.V, quien trabajó para para Recacor S.A. desde el 15 de octubre de 2006 hasta el día 6 de abril de 2010, periodo en el que prestaba servicio como ensamblador y cobrador de facturas y albaranes.

  

Fue a partir de 2009 cuando el ahora condenado, animado por el propósito de enriquecerse a costa de la empresa, y haciendo creer a la misma que numerosos clientes no le pagaban las facturas, lo cual no era cierto pues la clientela pagaba puntualmente y en mano, cobró más de 35.000 euros de distintos clientes.

  

Fue el 13 de marzo de 2012 cuando el procesado efectuó una trasferencia bancaria por importe de 700 euros en favor de la mercantil perjudicada, en pago parcial de la cantidad de la cual se había apoderado.