Condenado a dos años por alquilar una casa a nombre de una conocida y dejarla como deudora del impago de la renta

La mujer, ajena a la operación, recibió con posterioridad una reclamación del arrendador por importe de más de 13.000 euros.

La Audiencia de Valladolid ha condenado a dos años de cárcel a Luis L.G. por un delito de estafa cometido en octubre de 2007 cuando suscribió un contrato de arrendamiento de una vivienda y utilizó para ello el DNI y las nóminas de una conocida, de forma que ésta se enteró con posterioridad de que el arrendatario le reclamaba más de 13.000 euros por la renta del inmueble que el acusado había dejado de satisfacer.

  

La sentencia condenatoria es conforme a la petición de las acusaciones e incluye una multa de 360 euros, la obligación de indemnizar con 13.142 euros al titular de la vivienda, el futbolista del Real Zaragoza José María Movilla Cubero, y la anulación del contrato
que el acusado suscribió con el entonces representante legal del futbolista, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

  

Además, la Sección Cuarta de lo Penal ha acordado abrir diligencias por presunto delito de falso testimonio al exrepresentante del jugador, Antonio M.G, quien en la vista oral del juicio llegó a asegurar que la firma del contrato se firmó en su día en presencia del condenado y de la mujer que finalmente quedó como deudora del impago del alquiler, pues la Sala entiende que la acompañante del procesado era otra persona no identificada.

  

En su sentencia, el tribunal considera probado que el acusado, Luis L.G, que es enano, aprovechó la relación de amistad que mantenía en 2007 con María Isabel del R. para pedirle que figurara como titular de un contrato financiero para la adquisición de un quad, a lo que ella accedió y para lo cual le facilitó su DNI y varias nóminas.

 

CONDENADO POR TRÁFICO DE DROGAS

  

Con posterioridad, el condenado, que cuenta con una condena de cinco años por tráfico de drogas, utilizó la documentación de María Isabel al objeto de que ella, ajena por completo a la operación, figurara también como titular en un contrato de arrendamiento de un piso en la calle Kilimanjaro de la capital, propiedad del futbolista del Zaragoza.

  

Aunque inicialmente el procesado hizo frente al pago de las rentas y gastos, hasta febrero de 2010, a partir de entonces dejó de abonar tales conceptos, ante lo cual el arrendatario y propietario de la vivienda presentó demanda de desahucio frente a la amiga de la que ésta no tuvo conocimiento, pese a haber sido condenada en vía civil por tales hechos a abonar el dinero adeudado por Luis L.G, en total más de 13.000 euros.

  

Los hechos fueron denunciados por Isabel el 28 de julio de 2011, tan pronto tuvo conocimiento de lo ocurrido.