Condenado a dos años de cárcel uno de los dos detenidos con droga en Tudela

La Audiencia de Valladolid ha condenado a una pena de dos años de prisión a Rubén G.N, uno de los dos jóvenes detenidos en agosto de 2011 en el término de Tudela de Duero en posesión de un total de 16 gramos netos de speed y otros casi 39 de marihuana que, durante el juicio, alegaron que la mercancía que portaban tenían pensado consumirla en las fiestas de la localidad, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

En su sentencia, la Sala ha dictado sentencia condenatoria tan sólo en el caso de Rubén G.N.-el fiscal le pedía cuatro años-, al que ha impuesto dos años de prisión por un delito de tráfico de drogas (artículo 368 del C.P) y el pago de una multa de 575 euros, mientras que su compañero de banquillo, Andrés P.V, ha quedado finalmente absuelto, a pesar de que la acusación pública había solicitado para él seis años de privación de libertad y le aplicaba la agravante de reincidencia.  

 

La absolución de este último la fundamenta el tribunal en la ausencia de suficiente prueba incriminatoria, algo que no ocurre, en su opinión, en el caso de Rubén G.N, tanto por la cantidad de droga a él ocupada, que excede lo que el Tribunal Supremo entiende como autoconsumo; su distribución en bolsitas, que denota una preparación muy comercial; la pluralidad de sustancias (cannabis y speed) que llevaba; su falta de capacidad económica para justificar la adquisición de la mercancía, y el hecho de que no hubiera sido capaz de demostrar su adicción a la anfetamina.

 

Aunque la cantidad de sustancias intervenida a Rubén pudiera no haber sido suficiente por sí sola para un fallo condenatorio, la Audiencia Provincial advierte de que la conjunción del resto de circunstancias, como así expuso el Ministerio Fiscal, mostrarían que la droga estaba preordenada para su venta a terceras personas.

 

Rubén G.N. y Andrés P.V, interceptados por la Guardia Civil la madrugada del día 15 de agosto en la rotonda Jaramiel de Tudela, fruto de un control rutinario cuando ocupaban un Ford Focus de alquiler que conducía el primero de ellos, negaron en el juicio dedicarse a la venta de sustancias y explicaron que esa noche, tras coincidir en el bar Gondomar de Valladolid, se habían puesto de acuerdo para acudir en el mismo vehículo a la mencionada localidad para disfrutar de sus fiestas.