Condenado a catorce meses de cárcel por partir a otro un diente de un puñetazo

El vallisoletano cuya identidad responde a las iniciales J.L.L, acusado de la agresión sufrida en 2011 por otro varón al que rompió un diente de un puñetazo, ha sido condenado hoy por la Audiencia de Valladolid a catorce meses de prisión, en lugar de los tres años que inicialmente solicitaba el Ministerio Fiscal.

La rebaja de la pena se ha producido gracias al acuerdo de última hora alcanzado entre el agresor y la acusación pública, propiciado al modificar el fiscal su escrito de calificación y considerar que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones del artículo 147.1 del Código Penal--el del 150 contempla deformidad--tras estimar que la pérdida de la pieza dental de la víctima es susceptible de reparación funcional y estética, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Por tal motivo, amén de la pena de catorce meses de cárcel, el autor de la agresión deberá indemnizar al lesionado con 450 euros por las lesiones y con otros 2.605 euros en los que ha sido presupuestada la reparación del incisivo perdido.

 

Los hechos se produjeron en la mañana del 28 de octubre de 2011 cuando el ya condenado, J.L.L, se encontró con la víctima, A.R.P, y recriminó a ésta su participación en fechas anteriores en una pelea con más contendientes en la que el primero resultó agredido.

 

Al negar A.R.P. su participación en dicha trifulca, el procesado, "con ánimo de menoscabar su integridad física", propinó a su oponente un puñetazo en el rostro que le causó distintas lesiones, entre ellas la pérdida de incisivo superior central izquierdo.

 

Las lesiones sufridas por la víctima precisaron de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico consistente en la sutura de la herida y ocho días no impeditivos para el ejercicio de sus ocupaciones habituales.

Noticias relacionadas