Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Condenado a 17 años de cárcel un hombre que metió a sus hijos en un maletero como castigo

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a diecisiete años y cuatro meses de cárcel a un hombre acusado de insultar, golpear y amedrentar gravemente a su pareja sentimental durante más de tres años.

Así consta en una sentencia en la que se pena a Mario N.R., de 33 años, por un amplio abanico de delitos en el ámbito del hogar. La Fiscalía de Madrid solicitaba 38 años de prisión para el presunto maltratador por múltiples episodios de maltrato hacia su mujer, entre ellos intentar meter su cabeza en una freidora que en ese momento estaba funcionando.

 

La resolución da por acreditado que el hombre además amenazó con matar a los dos hijos de ambos, menores de edad, si pretendía llevárselos con ella cuando harta de la situación de temor en que vivía decidió finalmente abandonarle.

 

El fallo señala que no ha quedado probado que el condenado intentara abrasar a la mujer con una freidora, ni que con el propósito de menoscabar su integridad física le rodeara el cuello con un cable eléctrico, entre otras cuestiones de las que era acusado.

 

Los jueces establecen que Mario N. R. es culpable de varios delitos de amenazas, de maltrato habitual y de obra, de coacciones, de descubrimiento y revelación de secretos y de lesiones.

 

En el relato de los hechos, relata que el acusado entre los años 2009 y 2012 sometió a su compañera y a su familia a continuos episodios de violencia. Así algunos episodios probados como cuando abrió la espita del gas y encendió un mechero al grito de que todo iba a volar por los aires.

 

En otra ocasión, sacó a los niños por la ventana para obligar a la mujer a salir del baño, donde se había refugiado para escapar de sus golpes.

 

Durante el juicio, el acusado, al que se le ha reconocido la atenuante analógica de drogadicción, reconoció, sin mostrar ningún tipo de emoción ni arrepentimiento, que introdujo a sus dos hijos en el maletero del coche mientras los médicos atendían a su compañera sentimental de las lesiones que le había causado.