Condena de dos años de cárcel para los detenidos con 'anfetas', éxtasis y ketamina en Valladolid

La Audiencia de Valladolid ha impuesto penas de dos años de prisión a David G.G. y Rubén M.M. como autores de un delito de tráfico de drogas.

UNA CAJA CON IMANES

 

En un registro más exhaustivo del vehículo, los agentes descubrieron  bajo el asiento de David, adherida mediante unos imanes, una caja metálica en cuyo interior portaba 4,92 gramos de éxtasis (MDMA), 2,64 gramos de anfetamina y 0,68 de ketamina.

 

Además, en una bandeja lateral de la puerta del copiloto, puesto que ocupaba Rubén, fue localizado un cuchillo con restos de una sustancia blanca y en la zona del asiento, en un corte de la tapicería, otros 10,59 gramos de 'anfeta' que el acusado intentó esconder en el curso de la operación policial.

 

También fueron descubiertos dos botes con 17,81 gramos de una sustancia no sometida a fiscalización, aunque normalmente empleada para cortar la droga, junto con unos guantes de látex, una base de cristal y una baldosa de superficie lisa, ambas con restos de polvo blanco.

La condena, ya firme, es consecuencia del acuerdo alcanzado entre los dos procesados y la acusación pública, lo que hizo innecesaria la celebración de la vista oral. La sentencia de conformidad, amén de los dos años de prisión para cada uno de los acusados, incluye sendas multas de 750 euros, frente a los 1.500 inicialmente solicitados, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Los hechos objeto de la presente causa se remontan a la noche del día 8 de noviembre del pasado año, cuando la Policía Nacional de Valladolid detuvo a Rubén M.M. y David G.G, de 26 y 37 años, respectivamente, el primero con dos antecedentes y el segundo con cuatro, tras ser sorprendidos a bordo de un turismo con distintas cantidades de droga.

 

La detención se produjo sobre las 23.00 horas cuando los agentes realizaban un control de seguridad ciudadana en la calle Mirabel e interceptaron un vehículo Citroën Xantia ocupado por cuatro personas, entre ellas David, que iba al volante, y Rubén, de copiloto.

 

En el interior, los policías hallaron dentro de una bandolera de Rubén una sustancia de color blanca, que resultó ser speed (anfetamina)  con un peso de 0,49 gramos, y una báscula de precisión de pequeñas dimensiones.