Concentración este domingo en La Cistérniga para pedir un Instituto de Secundaria

La Comisión Pro-Instituto ha preparado este domingo, a las 13.00 horas, una concentración ciudadana, 'cacerolada', en la Plaza Mayor de La Cistérniga (Valladolid), para solicitar un centro educativo de enseñanza secundaria obligatoria en el municipio.

  

En la concentración-cacerolada que se va a llevar a cabo este domingo 22, de 13.00 a 13.45, en la Plaza Mayor del municipio de la Cistérniga, los vecinos manifestarán su malestar y la Comisión Pro-IES Cistérniga, leerá un discurso en el que se hace "patente el sinfín de sentimientos que esta situación está provocando en los ciudadanos".

 

Una vez finalizada, el restaurante el Viejo Portazgo, ha organizado una paella benéfica (pincho de paella un euro) cuyos beneficios donará a la Comisión Pro-IES Cistérniga, para que pueda seguir hasta lograr en el objetivo de la puesta en marcha del IES.

 

La localidad de La Cistérniga cuenta con más de 8500 habitantes y alrededor de 1700 niños en edad escolar. Actualmente cursan la educación secundaria obligatoria unos cuatrocientos alumnos, cantidad "más que suficiente" para poder dotar al municipio de un instituto de educación secundaria.

 

CASI UNA DÉCADA DE RECLAMACIONES

 

Nueve años de lucha, por parte de este municipio, con los terrenos a disposición de la Consejería de Educación, las obras de urbanización llevadas a cabo y las "constantes excusas", por parte de la Consejería y del equipo de Gobierno de la Junta de Castilla y León, de la "insuficiencia" presupuestaria y la crisis, "como argumentos recurrentes".

 

"La Cistérniga no aguanta más este agravio, especialmente después de que el consejero de Educación, Juan José Mateos, declarara que "haya o no dinero, no se construirá ningún instituto en Arroyo o la Cistérniga, porque no se cubren las plazas públicas de los institutos de Valladolid".

 

Estas declaraciones, según consta en un comunicado emitido por la Comisión y recogido por Europa Press, "han crispado" a los vecinos, quienes se han sentido "tan indignados y engañados", que están dispuestos a "seguir luchando y a llegar donde haga falta".