Comprueban la eficacia de la terapia celular en el tratamiento de la artrosis de rodilla

La Unidad de Producción Celular (UPC) de la Universidad de Valladolid. / DICYT

Investigadores del Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) y del centro médico Teknon de Barcelona lo han verificado en un estudio clínico.

Investigadores del Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM), centro mixto de la Universidad de Valladolid y el CSIC, y del centro médico Teknon de Barcelona, han comprobado en un estudio clínico sobre 12 pacientes la eficacia de la terapia celular como alternativa en el tratamiento de la artrosis de rodilla.

 

El tratamiento consiste en la inyección intra-articular de células madre mesenquimales autólogas (del propio paciente), lo que mejora sustancialmente el dolor y la discapacidad respecto a los tratamientos convencionales. Asimismo, la terapia celular propuesta mejora la calidad del cartílago articular en la mayoría de los casos (11 de 12). El trabajo ha sido publicado en el último número de la revista científica Transplantation, órgano de comunicación de la sociedad de trasplantes norteamericana.

 

El estudio está encabezado en la Universidad de Valladolid por Ana Sánchez y Javier García-Sancho, miembros del IBGM y promotores de la spin-off Citospin. Los investigadores diseñaron un estudio piloto con 12 pacientes que padecían artrosis de rodilla crónica resistente a los tratamientos convencionales, a los que inyectaron células madre mesenquimales autólogas (obtenidas de la médula ósea del propio paciente) seleccionadas y cultivadas en la Sala Blanca del Parque Científico de la Universidad de Valladolid. Las células madre mesenquimales son células del tejido conectivo que pueden dar origen a distintos tipos celulares, segregan sustancias que estimulan el crecimiento y la diferenciación de otras células del tejido conectivo, y tienen un potente efecto antiinflamatorio.

 

Los pacientes fueron tratados, seguidos y evaluados durante un año en el Centro Médico Teknon de Barcelona, comprobándose que mostraron una rápida mejoría del dolor y la discapacidad. La eficacia media fue del 65-78 por ciento, superior al de los tratamientos convencionales en uso. Se demostró también una mejora de la calidad del cartílago articular (de un 27% en promedio) por técnicas de resonancia magnética cuantitativa en 11 de los 12 pacientes del ensayo clínico.

 

Esta modalidad de terapia celular utiliza el mismo tipo de células madre que se utilizaron con éxito para el tratamiento del dolor lumbar causado por degeneración discal, en un ensayo clínico publicado por los mismos autores en el año 2011, según la información de la Universidad de Valladolid recogida por DiCYT. En el momento actual, los autores de la publicación están llevando a cabo algunos casos compasivos (tratamientos autorizados individualmente por la Agencia Española del Medicamento cuando no se conoce un tratamiento mejor) utilizando esta misma terapia celular. 

 

UNIDAD DE PRODUCCIÓN CELULAR
 

Ana Sánchez y Javier García-Sancho son fundadores de una empresa de base tecnológica denominada Citospín, una spin-off de la Universidad de Valladolid que fabrica células humanas para uso clínico con la autorización de la Agencia Española del Medicamento (AEMPS). La empresa se forma tras 10 años de investigación y desarrollo en el campo de la terapia celular con el apoyo de la Red de Terapia Celular del Instituto de Salud Carlos III, la Junta de Castilla y León y los el Ministerio de Ciencia y Tecnología y de Sanidad.

 

La Unidad de Producción Celular (UPC) de la Universidad de Valladolid, de la que derivó Citospín, se creó en el año 2001 en el IBGM para impulsar y dar soporte científico y técnico a los programas de terapia celular de los hospitales universitarios locales y de otros grupos nacionales de investigación clínica asociados a la Red de Terapia Celular. La UPC tiene actualmente sus instalaciones en el Edificio I+D del Parque Científico de la Universidad de Valladolid, en el Campus Miguel Delibes. La Unidad suministra células para seis ensayos clínicos diferentes.

 

www.dicyt.com