Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

¿Cómo introducir el gusanillo de la lectura a tu hijo?

Libro Lost my name

Empieza la semana del Día del Libro, la semana en la que muchos adultos inculcan el hábito de lectura en los niños y en la que el sector editorial bate sus mejores registros de ventas. 

Los creadores de uno de los libros infantiles más exitosos, Lost My Name coinciden con los consejos de expertos como Guadalupe Gutiérrez, piscopedagoga del gabinete psicopedagógico El Niño Global y perteneciente al Instituto para la Prospección y Promoción de la Excelencia (IPPEX), para que los niños cojan el hábito de la lectura:


1. Fomentar el gusto por la lectura desde edades tempranas. Ya desde bebés son capaces de disfrutar manipulando cuentos. Es una gran equivocación relegar el acercamiento a la lectura al momento en que deben aprender a leer por necesidad.

2. Invitarles a disfrutar del placer de leer con el ejemplo. Los padres son el modelo donde sus hijos se miran para imitar.

3. Leer en familia. El acercamiento a la lectura se vive de manera placentera cuando les contamos cuentos a los niños y los escenificamos. Esto propicia que asocien la lectura a un momento placentero y divertido, que además refuerza el vínculo padres-hijos.

4. Buscar todos los días un pequeño intervalo de tiempo para leer. En la medida en que haya constancia, lograremos que lo interioricen como un hábito necesario y saludable.

5. Dejar a los niños que elijan los libros que quieren leer, según sus gustos y la edad que tengan. La motivación es clave para fomentar la afición por la lectura.

6. Poner los libros a su alcance. Se puede reservar un sitio en casa donde tener su pequeña biblioteca.

Las fuentes oficiales y los expertos coinciden, además, que los libros ilustrados y de género fantasía es una elección infalible.

 

Para el ilustrador de El Niño/a que Perdió Su Nombre, Pedro Serapicos, "el trabajo del libro es inspirar a los niños a creer en la aventura; en que con imaginación, todo puede ocurrir". En este caso y apoyándose en la tecnología, Lost My Name ha creado 250 ilustraciones e historias distintas que, combinadas con un logaritmo propio, crean historias exclusivas en las que el hilo conductor es el nombre propio del niño/a, quien tendrá que pasar por muchas aventuras para recuperar su nombre perdido letra a letra.