¿Cómo evitar la temida cistitis?

EVITAR LA CISTITIS CON UNA HIGIENE ÍNTIMA ADECUADA

En plena temporada veraniega es posible que estés disfrutando del sol, el calor y unos merecidos días de descanso. Las playas y piscinas se convierten en una rutina habitual para nuestro día a día y con la humedad en nuestras prendas de baño, es posible que estemos más cerca de coger una temida infección en nuestras zonas más íntimas.

Y es que las mujeres tenemos la uretra más corta y ello facilita que los gérmenes penetren más fácilmente al interior. Así lo demuestran los datos, según una investigación realizada en los hospitales Quirón y General Universitario de Valencia y que publican en BMC Urology, el 37% de las mujeres sufren al menos un episodio de cistitis durante su vida. Una cifra que se eleva en las mujeres premenopáusicas llegando a cifras de entre el 50 y el 60%.

Pero, ¿cómo puedes detectar que sufres una infección? Seguro que en algún momento de tu vida has sentido escozor y constantes ganas de ir al baño, estos son los primeros síntomas de una infección urinaria. Además, "diversos estudios afirman que el 80% de los casos de cistitis se deben al sexo", según palabras de la ginecóloga del Hospital Leonor y Milenium Sanitas, Mª Belén Gómez García.

Y aunque nuestro organismo resulta especialmente vulnerable ante este tipo de infecciones, existen una serie de actuaciones con las que podemos prevenir estas molestias. Como decíamos, la humedad es el principal origen de estas infecciones en la mayoría de las casos, por lo que evitar la humedad y el frío resulta fundamental. También es importante realizar micciones cada 2 o 3 horas y tomar alimentos con los que remediar el estreñimiento, por lo que ingerir grandes cantidades de agua al día ayuda mucho a nuestro organismo.

CONSEJOS PARA UNA BUENA HIGIENE ÍNTIMA

Y cómo no, una buena higiene diaria es básica para impedir la proliferación de bacterias, siendo la opción más recomendable una ducha, ya que el agua fluye así de forma constante, a diferencia de lo que ocurre cuando te das un baño. Igualmente, las duchas vaginales implican que puedas modificar el pH de esta zona y sea más fácil que las bacterias se propaguen.

Si sigues todas estas recomendaciones y las combinas con un producto adecuado, puedes estar tranquila de no tener que enfrentarte en un futuro a esas dolorosas molestias que ocasiona la cistitis.