Comienzan las obras en el parking de la Plaza de España con cortes y alteraciones de tráfico

Este lunes han comenzado las obras en el aparcamiento subterráneo de la Plaza de España que producirán variaciones en el tráfico y cortes hasta finales de este mes de junio. Desde julio, el parking estará cerrado dos meses.

Las obras de mejora de la impermeabilización del estacionamiento subterráneo de la Plaza de España de Valladolid obligarán a partir de este lunes, día 10, a restringir el tráfico de manera que el recorrido entre las calles López Gómez  y Miguel Íscar se limitará a un único carril mientras que el paso hacia Panaderos por delante de la iglesia de La Paz queda prohibido.

 

Así, los vehículos que desde la calle Gamazo accedan a la Plaza de España deberán seguir un itinerario alternativo por Duque de la Victoria, Fuente Dorada, Fray Luis de León y López Gómez. Por su parte, los que entre desde la calle Dos de Mayo podrán circular por la calle Divina Pastora, que quedará reordenada con doble sentido de circulación.

 

Para asegurar el funcionamiento de la parada del autobús en la Plaza de España junto al mercado, se reduce la superficie de éste y la zona de carga y descarga, al tiempo que desaparece la actual parada de taxis y se traslada a la existente en la calle Gamazo, junto a la Plaza de Madrid, que ha sido ampliada.

 

En la calle Panaderos, tras la intersección con Divina Pastora, se habilita un vado como parada provisional del autobús urbano y final del recorrido de las líneas 13, 14 y 19. Por su parte, las líneas 7, 9 y 15 no se acercarán hasta la Plaza de España, y circularán por Muro, General Ruiz y García Lesmes, para continuar con sus recorridos habituales. Se establece una parada provisional en la calle General Ruiz, junto a Dos de Mayo.

 

La presencia de agentes de la Policía Municipal será constante en estos puntos para vigilar la fluidez del tráfico e informar a los conductores, sobre todo en los primeros días.

 

La previsión es que los trabajos en superficie que afectan a la plaza se prolonguen durante todo el mes de junio, tiempo en el que seguirán vigentes estas restricciones. A partir del mes de julio, el tráfico discurrirá con normalidad por la superficie y se cerrará por espacio de dos meses el estacionamiento subterráneo, para proseguir con la impermeabilización desde el interior, según explica la empresa adjudicataria.