Comienzan las obras de traslado al Poniente el Mercado del Val

Ecologistas en Acción critica que la decisión muestra la "política de hechos consumados" del equipo de Gobierno.

El Ayuntamiento ha comenzado este lunes el desmontaje del vaso de la fuente de la plaza del Poniente, primer paso de las obras de instalación provisional en este espacio del Mercado del Val para abordar a su vez el proyecto de rehabilitación del mismo.

 

Los trabajos han comenzado en la mañana de este lunes a pesar de que el proyecto tiene pendiente en los tribunales el recurso presentado en el TSJCyL por Ecologistas en Acción contra el traslado de los puestos del mercado al parque público así como una solicitud de suspensión cautelar del permiso de obras.

 

Fuentes municipales ya explicaron en su momento que, después de "tres resoluciones judiciales" favorables en los Juzgados de Valladolid, el Ayuntamiento estaba dispuesto a iniciar los trabajos para el traslado si la agrupación de industriales del Mercado del Val estaban dispuestos a ello.

 

Así, este lunes una máquina ha comenzado a picar el vaso de la fuente que se ubica en el espacio central de la plaza -las esculturas que se encuentran en su interior ya habían sido retiradas para su almacenaje temporal- que será restituido al finalizar el período de reubicación. Se trata del primer paso del proyecto para el tradicional mercado vallisoletano, que será sometido a una rehabilitación en los próximos meses.

 

Para facilitar esas obras, el Ayuntamiento ha elegido la plaza del Poniente para trasladar de las tiendas que actualmente tienen los industriales del Mercado del Val, adheridos al proyecto de remodelación que contempla también la creación de un aparcamiento subterráneo de rotación.

 

La instalación provisional, de 666 metros cuadrados de superficie construida, se ubicará en la zona central de la plaza. Este emplazamiento temporal, según las mismas fuentes "respeta el entorno, ya que no afecta al arbolado, espacios ajardinados ni a las zonas de juegos infantiles", además han añadido que dejará espacio para los recorridos peatonales mediante el mantenimiento de dos pasos laterales de 2,70 metros de anchura media, con un estrechamiento hasta 1,76 metros en el punto más angosto.

 

Además, han destacado que no será necesario realizar excavaciones, ya que "se trata de una instalación ligera y desmontable, que por otro lado se puede reutilizar".

 

"HECHOS CONSUMADOS"

 

Sin embargo, Ecologistas en Acción ha lamentado la decisión del Ayuntamiento de comenzar las obras sin que se haya resuelto al menos la solicitud de suspensión cautelar y ha acusado al equipo de Gobierno de "aplicar la política de hechos consumados.

 

Según EA, la pasada semana la Fiscalía de Valladolid señalaba diversas ilegalidades en el proyecto de construcción de una carpa temporal en el parque central de la plaza y, ante la denegación de dos recursos por parte de los juzgados de lo Contencioso, la Asociación interpretaba que el Ministerio Fiscal considera que el órgano que se debe pronunciar es el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

 

Los ecologistas han insistido en que la Fiscalía considera que "el uso comercial de las instalaciones, cuya licencia de obras ha sido concedida, no se vería modificado por su carácter provisional, ni por su consideración como equipamiento, y es discutible que, por la vía de los usos colectivos que el artículo 386 del PGOU contempla, de forma claramente separada del comercial, pueda éste incluirse en equiparación con los quioscos en régimen de concesión, lo cual supondría un uso prohibido por la normativa urbanística".

 

Sin embargo, fuentes municipales han considerado que lo que hizo la Fiscalía con el archivo de las diligencias penales fue confirmar la desestimación de las acciones emprendidas por EA en los Juzgados y han reiterado su confianza en que el Alto tribunal regional se pronunciará en el mismo sentido.

 

Los ecologistas han calificado esta actuación municipal de "imprudente", toda vez que una eventual suspensión cautelar del traslado por el TSJ de Castilla y León "obligaría a paralizarlo e incluso a desmontar la nave, con el dispendio del medio millón de euros de todos que va a costar la misma y los perjuicios ocasionados a los comerciantes, además de los daños que se van a causar al parque durante las obras".

 

Además, han hablado, incluso, de "mala fe", puesto que "reiteradamente el Ayuntamiento había anunciado que esperaría el pronunciamiento judicial sobre la suspensión cautelar del traslado del mercado".

 

Por ello, Ecologistas en Acción considera que los daños y perjuicios para todos derivados de una eventual suspensión judicial de las obras serán responsabilidad personal de la edil Mercedes Cantalapiedra, que "con su prepotencia ha impedido el estudio de las alternativas presentadas por esta asociación, como ejecutar la rehabilitación del Mercado en dos fases para evitar trasladar los puestos, o ubicar el mercado provisional en la calle Jorge Guillén o en las Plazas de Portugalete o San Miguel".