Comía peces y tortugas, bebía agua de lluvia o su propia orina... una odisea en el Pacífico

El pescador salvadoreño fue rescatado después de navegar 13 meses a la deriva por el Pacífico

El pescador salvadoreño que estuvo a la deriva durante 13 meses en el Pacífico cuenta su historia. La muerte por hambre del adolescente que le acompañaba, el momento más triste y reconoce que estuvo a punto de quitarse la vida dos veces.  

El pescador salvadoreño que sobrevivió 13 meses a la deriva en el Océano Pacífico declaró que su fe en Dios hizo que lo salvara en esta odisea aunque hubo momentos que quería que todo se acabara.

 

"Dios, mi fe en Dios", pensó que lo salvaría. "Voy a salir de esto. Salir, salir, salir", pensaba todos los días. Sin embargo, el pescador reconoció que hubo momentos en que consideró quitarse la vida. "Quise hacerlo dos veces. Quería hacerlo con un cuchillo. Cuando no tuve agua ni comida me di por vencido y tomé un cuchillo. Pero no me atreví, porque estaba asustado", declaró el náufrago en una entrevista con CNN.

 

José Salvador Alvarenga fue rescatado en las costas de las Islas Marshall después de que la pequeña embarcación en la que viajaba con un amigo se desviase de su ruta por los fuertes vientos y quedara a la deriva durante 13 meses.

 

El pescador declaró que los momentos más tristes fueron "cuando no tenía comida ni agua, o cuando el adolescente que me acompañaba murió de hambre".

 

Alvarenga describió que se había estado alimentando de peces y tortugas que había atrapado y había dependido de la lluvia para beber agua, y en ocasiones, bebió su propia orina.

 

El pescador zarpó en un viaje de pesca de tiburones desde México a finales de diciembre del 2012 --a unos 10.000 kilómetros de distancia-- pero añade que fue arrastrado mar adentro. Fue encontrado en un estado de desorientación en un atolón donde varó su bote de 7,3 metros de longitud.

 

Durante el largo período de tiempo que estuvo en el mar, Alvarenga explicó que perdió la noción de la fecha y los días de la semana. "No sabía la fecha o el día, solo las horas y cuando se hacía noche y cuando amanecía", declaró en la entrevista.

 

El embajador de México en las Filipinas, Julio Camarena Villaseñor, informó este martes que Alvarenga continúa recuperándose en un hospital en las Islas Marshall, luego de haber sido encontrado en un "débil estado mental y físico".