Combate nulo en Zorrilla entre Valladolid y Rayo (1-1)

Los blanquivioleta se adelantaron pronto con un gol de Zé castro en propia tras un córner, pero Bueno empató antes del descanso con un golazo. Los de JIM siguen en descenso tras desperdiciar otro match ball.

FICHA DEL PARTIDO

 

Real Valladolid: Jaime; Marc Valiente, Rueda, Mitrovic, Peña; Álvaro Rubio, Rossi (Víctor Pérez, min. 77); Jeffren (Larsson, min. 61), Óscar, Rama (Manucho, min. 73) y Javi Guerra.

 

Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Zé Castro, Gálvez, Rat; Saúl, Trashorras; Rochina (Longo, min. 86), Iago Falqué (Lass, min. 77), Alberto Bueno (Jonathan Viera, min. 69) y Larrivey.

 

Goles: 1-0, min. 7: Zé Castro en propia; 1-1, min. 44: Bueno.

 

Árbitro: Mateu Lahoz (comité valenciano). En el Valladolid enseñó tarjeta a Marc Valiente, a Mitrovic, a Álvaro Rubio y a Fausto Rossi. En el Rayo mostró amarilla a Alberto Bueno y a Saúl.

 

Incidencias: partido disputado en Zorrilla, correspondiente a la 29ª jornada de la Liga BBVA.

Real Valladolid y Rayo Vallecano se repartieron los puntos tras un emocionante empate a uno en un emocionante encuentro disputado en el José Zorrilla, en el que probablemente se trate del resultado más justo. Los de JIM tuvieron tuvieron varias ocasiones al final para llevarse los tres, pero ni Manucho ni Óscar tuvieron su día. Zé Castro marcó el primero en el minuto 7 tras meterse en propia un córner y Bueno hizo el empate segundos antes del descanso con un golazo de volea.

 

Empezaba extraño el partido, más que nada por los cambios metidos por Juan Ignacio Martínez. Algunos obligados y otros improvisados, hicieron que Jeffren debutase como titular a la derecha, Valiente de lateral, Óscar en la mediapunta y Jaime en la portería en vez de Mariño. La cuestión es que no arrancó mal el Pucela ante un Rayo envalentonado.

 

A raíz de ello, cuando apenas se habían sentado los espectadores en sus asientos, forzó el Valladolid el primer córner, Jeffren lo puso al corazón del área y entre Mitrovic y Zé Castro, con el último como protagonista al impulsar el balón, llegó el primero de la noche, no sin cierta confusión, pues un defensa rayista lo sacó de la portería cuando apenas acababa de traspasar la línea de gol. Era el minuto 7.

 

Reaccionó entonces con rabia el conjunto vallecano, consciente de que el partido no podía empezar peor. Por medio de Bueno, Arbilla y Larrivey los de Jémez empujaban con ganas en busca de la portería del debutante Jaime, pero la defensa se mostraba seria y sin contratiempos. Ni siquiera los miles de córners que lanzaron los visitantes creaban sensación de auténtico peligro.

 

En esas, con un Pucela que aguantaba y buscaba sus ocasiones a la contra y un Rayo desfondado, parecía que se iba a llegar al descanso cuando Trashorras se sacó un pase mágico por alto para que Alberto Bueno, el relegado de Valladolid, la empalmara con todas sus fuerzas para el que será uno de los goles de la jornada. 1-1 en el marcador y Mateu Lahoz que marcaba el camino de vestuarios. Tocaba volver a empezar.

 

Empezó la segunda parte algo alocada, con un Rayo volcado al ataque y un Pucela algo permisivo, a verlas venir. Larrivey estuvo a punto de poner el 1-2 en un mal entendimiento entre Jaime y los centrales, si bien Óscar tuvo también el suyo apenas dos minutos después en un córner, pero el balón se fue a las nubes.

 

Entró entonces el partido en un momento de locura, de ida y venida a las dos porterías, pero que no culminaban con gol. Muchos saques de esquina, muchas faltas y tarjetas. Poco a poco el encuentro se convirtió en un correcalles en el que no existía el centro del campo.

 

El que probablemente se iría a la cama pensando en el partido fue Óscar González. El Pucela se hizo poco a poco con el control, se creció ante un Rayo al que le valía el punto, y tuvo oportunidades de sobrar para batir de nuevo a Rubén. El salmantino tuvo primero una que mandó a las nubes, Valdet Rama no llegó a un centro que con tocarlo hubiera entrado y Manucho no estaba acertado de cara a portería. En el 82 llegó la jugada clave, cuando Óscar de nuevo falló un mano a mano que probablemente hubiera supuesto la sexta victoria de la temporada.

 

Así las cosas, en la pelea por la salvación se vivió un combate nulo pese a lo emocionante de los últimos minutos por lo apretado del marcador. El Valladolid sigue en el candelero, sin ganar a ninguno de sus rivales directos, y antes del próximo ante el Almería toca un complicado viaje a San Sebastián.