Combate nulo en el Pleno del Ayuntamiento de Valladolid por el tema Pingüinos

A.MINGUEZA

PSOE e IU acusaron al equipo de Gobierno de no haber sido capaces de encontrar un lugar para la concentración y el PP respondió que Turismoto solo quería hacerla en el Pinar de Antequera.

Si a cualquier asistente al Pleno del Ayuntamiento de Valladolid del mes de noviembre le preguntasen por las conclusiones del tema Pingüinos, después de que este fuera debatido por PP, Izquierda Unida y PSOE, probablemente la respuesta sería para todo el mundo la misma; combate nulo en el que se sacaron pocas conclusiones que no se supieran ya y, por supuesto, la concentración que sigue teniendo pocas opciones de celebrarse en 2015.

 

Y es que los argumentos y acusaciones de Izquierda Unida y Partido Socialista tuvieron pocas respuestas por parte de Mercedes Cantalapiedra, siendo la concejal la encargada de defender al Ayuntamiento y a Turismoto para la ocasión. En todo caso, la moción presentada por PP terminaría por aprobarse con apoyo del PSOE y sigue habiendo un pequeño resquicio por el que se podría tirar para adelante con las obras de la Antigua Hípica en el Pinar de Antequera.

 

“Parece mentira que, sabiendo desde hace cinco años que habría que buscar un nuevo emplazamiento para Pingüinos, el equipo de Gobierno no haya hecho todavía nada a dos meses de enero de 2015”, comenzó el concejal de IU Manuel Saravia. “¿Es preciso que en noviembre de 2014 haya que instar al PP a que acondicione una zona para la concentración?”, secundó el socialista Óscar Puente.

 

Cabe recordar en este sentido que la supuesta zona donde iba a tener lugar Pingüinos, en el Pinar de Antequera con una zona parcialmente protegida por Medio Ambiente, apenas ha comenzado su preparación. Un ‘por si acaso’ que no parece que vaya a llegar a tiempo para enero, ya que el Ayuntamiento apenas ha movido ficha en este sentido.

 

Fue entonces cuando llegó la respuesta de Cantalapiedra. “Solo hemos encontrado palos en las ruedas por parte de Izquierda Unida y PSOE para la búsqueda de una solución. Dejen de poner obstáculos al clamor popular”, solicitó a los dos partidos de la oposición. Saravia fue igual de expeditivo en su respuesta. “Esos palos de los que usted habla son la ley, señora Cantalapiedra”.

 

LOCALIZACIÓN IMPOSIBLE

 

Ante la imposibilidad de que Pingüinos se celebre en el protegido Pinar de Antequera ante las posibles denuncias de los colectivos Ecologistas en Acción y Ciduad Sostenible, las críticas de la oposición se centraron entonces en por qué no se buscó una alternativa válida antes.

 

“¿Quién decide la ubicación? Turismoto y el Ayuntamiento. ¿Quién decide en parte qué suelo es protegido? El Ayuntamiento. ¿Quién no tiene solución a dos meses de la supuesta celebración de Pingüinos? Como verá, la respuesta a todas las cuestiones es la misma”, hurgó en la herida Óscar Puente. “Además, no tiene sentido que si aseguran contar con todas las aprobaciones legales, cosa que se garantiza desde el equipo de Gobierno, no se atrevan a celebrarlo en el Pinar por miedo a una posible denuncia”.

 

Una vez más, Cantalapiedra dejó clara la posición del Ayuntamiento. “Es el organizador Turismoto el que exige que únicamente se pueda celebrar en ese lugar, por contar con las condiciones adecuadas”. Y saltó entonces la sorpresa. "Las obras no estarían al 100% para enero, pero sí las condiciones mínimas de saneamiento y electricidad que exigen desde Turismoto. Lo bastante avanzado como para que se pudiera celebrar allí. En menos de quince días tendremos más licitaciones". Puente se quedó más sorprendido al ver que realmente el Ayuntamiento parece querer tirar hacia adelante y a la vez poner el freno.

 

“Saben perfectamente que el Pinar es la única alternativa que propuso desde el primer momento el equipo de Gobierno, desde la oposición no se ha propuesto en todo este tiempo ni una sola alternativa real”, insistió Cantalapiedra.

 

Y así, con todo en el aire y con argumentos que ya se habían cruzado desde hace más de quince días que se dio por suspendido Pingüinos, se sometió a votación la moción de la que salió victorioso en PP gracias a su mayoría absoluta y con el apoyo del PSOE, de manera que se continúa con la idea de Pingüinos 2015. En todo caso, si hay una única conclusión clara que se puede extraer del Pleno, es que se trató de un combate nulo en el que la primera que sale perdiendo es la ciudad de Valladolid.