Colectivos de músicos vallisoletanos piden al alcalde que tienda la mano a los conciertos en salas pequeñas

El grupo vallisoletano Bloody Mary durante uno de sus conciertos.

La nueva normativa municipal sobre los conciertos en salas o establecimientos hosteleros ha despertado las críticas de diversos colectivos musicales que piden al alcalde una reconsideración para no perjudicar el talento musical que emerge de Valladolid.

En una carta remitida a Tribuna Valladolid, diversos colectivos musicales quieren llamar la atención del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, sobre lo que su juicio se convierte en un serio revés para los músicos y creadores de la ciudad que ven limitada su capacidad de exponer sus trabajos.

 

"Entendemos que el arte tiene que ser accesible a todos los públicos y las administraciones deben de facilitarlo. Una ciudad o sociedad que no apoya su cultura dice muy poco en su favor. La música  en directo no solo debe de estar en los grandes auditorios, ahí llega a un público muy reducido. Tiene que estaren las calles, en los teatros, en las discotecas, en los pub, en los bares, como siempre ha estado", dicen en su escrito.

 

"En el caso de nuestra ciudad esto ha cambiado. Ahora ya no se pueden dar conciertos en los establecimientos en los que durante muchos años se han estado dando. Los establecimientos que daban musica en directo, están viendo mermadas sus cajas en los fines de semana porque ya no tienen ese atractivo para el público. Al público se le priva de  un espectáculo que estaba cogiendo fuerza y a los músicos que estaban trabajando para ganarse unos 'pocos euros' se les priva de esos sus ingresos", argumentan para insistir en que "la música en directo tiene que volver a los establecimientos que estaban y están apostando por ello. No se puede limitar a dos salas privilegiadas".

 

Los músicos piden a Javier León de la Riva que recapacite en lo que la norma condiciona y recuerda ejemplos musicales como la conocida movida madrileña para llamar la atención sobre el foco cultural que puede tener Valladolid. "Señor alcalde, el colectivo de músicos de Valladolid le pide que reconsidere esta nueva normativa y que podamos volver a trabajar en los establecimientos en los que antes se nos permitía legalmente, para bien de los músicos, de los hosteleros y del público que quiere seguir viéndonos y escuchándonos. Si los nuevos músicos que se están preparando, que son muchos, para  dedicarse  a esta profesión no pueden comenzar a dar sus primeros pasos en su ciudad, con su gente, ¿tendrán que irse a otra ciudad?, ¿la suya nos les va a dar facilidades ? Dónde estaría la movida madrileña si su ayuntamiento hubiera adoptado medidas como las que se han tomado en nuestra ciudad", concluye en un escrito que han remitido directamente al Ayuntamiento de Valladolid.