Coches oficiales para las ocurrencias... ¿es que no conocen el e-mail?

La diputada Chabela de la Torre y el concejal Enrique Sánchez-Guijo.

La improvisación es mala consejera. Las prisas también, pero eso en el Ayuntamiento de Salamanca no importa. Se arregla subiendo a funcionarios municipales a repartir cartas en coche oficial, que así seguro que llegan a destino.

Experiencia clarificadora la que se vivió ayer en nuestra ciudad, me cuentan. Qué les voy a explicar de cómo andan las cosas entre el alcalde Mañueco, su compañero de filas Javier Iglesias, y la Cámara de Comercio. Las actitudes hablan por sí solas y lo último que se estila por parte de nuestros munícipes es poner impedimentos para que nuevas empresas aprovechen las facilidades de los Viveros de Empresas para emprender. Tan enrarecido anda el ambiente, que el desconcierto es total.

 

Lo último, sucedido ayer mismo, es solo una muestra de cómo la improvisación campa a sus anchas y de que algo no parecen tener muy claro en el Ayuntamiento y la Diputación. Alrededor de las doce y media del mediodía, al concejal Sánchez Guijo y la diputada provincial Chabela de la Torre se les ocurrió que los emprendedores del Vivero Génesis necesitan tener información de primera mano sobre porqué actúan así. Ni cortos ni perezosos, consultaron sus agendas y vieron que hoy, a las 10 de la mañana, tenían un 'huequito', así que decidieron que era un momento perfecto para convocar a los afectados a una reunión. Que opina este Rumorista que igual esa hora no es la mejor si estamos hablando de empresarios, a los que les pillaría en pleno horario laboral. Además, se les convoca en el Ayuntamiento de la capital, que estando el Vivero en el polígono del Montalvo, y tratándose sólo de dos políticos versus más de una docena de empresarios, igual podrían haber pensado en desplazarse ellos...

 

Pero lo más sonrojante es que debido a las prisas, obviamente una comunicación oficial no habría llegado a tiempo por correo u otro tipo de servicio de mensajería. Así que la mejor opción que se les ocurrió fue meter en un coche oficial a una técnica de promoción económica del Ayuntamiento y otra administrativa, para que pudieran entregar la convocatoria. Y además con la orden de entregarla en mano a cada uno de los empresarios para asegurarse su recepción, no fuera a suceder que alguna mente maligna se encargara de recogerlas y no llegaran a destino. Vamos, que entre papel, gasolina, ocupación de horario laboral de las dos funcionarias y demás, la de ayer fue una de las misivas más caras de la historia. Igual es que aún no se han enterado de la existencia del e-mail...