COAG se traslada junto al servicio Territorial "para dar mejor cobertura a agricultores y ganaderos

Los representantes de COAG ante la puerta de la nueva sede en la calle Almansa

COAG Salamanca inaugura nueva sede en la calle Almansa. El alquiler más barato pero, sobre todo, estar lo más cerca posible del servicio Territorial lo justifican en un año en el que preoucupa el recorte presupuestario en formación. 

COAG Salamanca está de inauguración con la apertura de su nueva sede. La asociación agraria deja su oficina en la Plaza Madrid y abre sus puertas en la calle Almansa, justo al lado del servicio Territorial que es una de las principales razones para este traslado según ha confirmado su presidente Aurelio Pérez. "Nosotros que damos servicio a agricultores y ganadores nos vamos detrás de las oficinas del servicio Territorial y donde van ellos queremos estar cerca nosotros porque creo que así podemos completar la cercanía y un mejor servicio de apoyo a los agricultores y ganaderos que vienen a nuestras oficinas. Aquí en un momento y andando podemos completar el trabajo que hacemos en las oficinas”. Por supuesto también influye los precios del alquiler. "El local es más pequeño que sedes anteriores y por lo tanto hay una parte de beneficio autonómico por el tema de alquileres", reconoce.

 

Pérez señala que desde su asociación se espera un 2013 en el que la situación se estabilice pese a los recortes que afectan a todo y en estos momentos de manera preocupante a asuntos como la formación. "Eso nos limita a la hora de dar respuesta a esas solicitudes por parte de jóvenes que quieren hacer cursos de incorporación y por parte de agricultores y ganaderos que necesitan esos cursos y esos carnés para ejercer la actividad agraria. Eso nos preocupa de manera importante porque estamos limitados con ese recorte que se ha producido. En este año será el primero que haya cursos que tendrán que pagar las propias personas porque al final ese recorte se le hace al conjunto del sector y evidentemente la condicionalidad hay que cumplirla, hay que cumplir con todas las normativas y aquellos que tengan la necesidad de hacer algún curso, lo tendrán que hacer”.

 

Aurelio Pérez aprovechó para realizar su valoración sobre el tema de las restricciones por vacunación. "Cuando se puso la vacunación fuimos muy críticos con una vacunación que no tenía un programa paralelo que hablara también de movimientos en la ganadería porque es un tema que nos preocupaba. No sólo es una cuestión sanitaria porque no sólo repercute en las grandes dehesas sino en aquellas explotaciones medianas y pequeñas donde se tienen parcelas pequeñas y se tiene que mover mucho los animales. Esa liberación en movimientos que en muchos casos ya es consecuencia del final del programa de vacunación beneficia económicamente a los ganaderos. Toda menos presión sobre ellos la damos por bienvenida", señaló.

 

Eso sí, apunta que hay casos en los que se debería haber tomado otro tipo de medidas, concretamente en lo que se refiere a la vacunación de novillas. "Podemos encontrarnos en el tiempo con una situación diferente. Ahora tenemos una situación de tranquilidad pero a mi me preocupa el que se haya dejado de vacunar en novillas. Creo que se debería haber seguido y haber facilitado los movimientos porque pasado un tiempo cuando volvamos a tener un porcentaje importante de animales en la cabaña sin vacunar volvamos a tener problemas. Ha sido prematuro eliminar la vacunación en novillas y se tenía que haber trabajado para que eso se hubiera producido sin restricción en los movimientos”.