Clemente ve en la reducción de costes la clave ante la desaparición de las cuotas de remolacha

La consejera de Agricultura, Silivia Clemente, durante la jornada.

Recuerda que la Junta ha aprobado una ayuda de 400 euros/hectárea adicional a la de la PAC y considera que el reto es hacerse con la mayor parte de las 800.000 toneladas que harán falta cuando se eliminen las cuotas.

La consejera de Agricultura, Silvia Clemente, ha manifestado este miércoles que la reducción obligatoria de la superficie de cultivo remolachero en la mitad "no ha mermado el potencial de la comunidad", que se enfrenta como reto a la reducción de los costes.

 

En la jornada de la estrategia 'Agrohorizonte 2020', dedicada a la remolacha, ha manifestado que la Junta ha aprobado una ayuda de 400 euros por hectárea, además de la ayuda de la Política Agraria Comunitaria (PAC) de 500 euros por hectárea. De este modo, serán 23 millones de euros anuales los que llegue a Castilla y León para los productores, ante lo que se deben "reducir al máximo" los costes en costes de transporte, riego y fertilizantes.

 

Según Clemente, hay que hacer frente al reto para cuando desaparezcan las cuotas para cubrir las 1,3 millones de toneladas de azúcar que se consumen al año, frente a la cuota actual, de 500.000 toneladas en Castilla y León. "Hay  800.000 toneladas de azúcar que podemos producir en Castilla y León para abastecer el mercado nacional, en vez de importar el producto de Portugal y Francia, como se hace ahora", ha añadido.

 

Ante la desaparición del régimen de cuotas de producción en el cultivo de la remolacha el escenario va a ser "mucho más incierto y competitivo, por lo que será necesario dotar a los agricultores de herramientas que garanticen su posicionamiento y el crecimiento sostenible de este sector en Castilla y León", han señalado fuentes de la Junta.

 

Para ello es preciso establecer medidas de apoyo a la remolacha en el marco de la estrategia 'AgroHorizonte 2020'. Esta estrategia se apoya en los instrumentos que se han aprobado durante esta legislatura, como la Ley Agraria de Castilla y León, la nueva Política Agrícola Común, el Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020 y 'Futura Alimenta 2014-2017'.  'AgroHorizonte 2020' se plantea como una iniciativa de la Consejería de Agricultura y Ganadería que apuesta por la generación de riqueza y empleo mediante el liderazgo de subsectores identificados como estratégicos para Castilla y León como son el vacuno leche, ovino y caprino, ibérico, remolacha, hortofrutícolas y patata, cultivos herbáceos de alto valor y vino.

 

 

AGROHORIZONTE

 

El proceso de trabajo de 'AgroHorizonte 2020' comenzó, en marzo de 2014, fijando las bases del proyecto, estableciendo plazos y objetivos concretos. Además, se ha contado con la aportación de conocimientos y sugerencias que han permitido la elaboración de un documento de partida para el debate, en el que se fijan las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de cada uno de estos sectores.

 

El resultado de ese trabajo, que culminó con la presentación pública de la estrategia 'AgroHorizonte 2020' el pasado 12 de diciembre, es el que ahora permite iniciar el ciclo de jornadas previstas en los próximos cuatro meses y comenzar el análisis y la discusión en cada uno de los sectores para enriquecer la estrategia y conseguir el resultado más ambicioso para el futuro de Castilla y León.

 

Así, este miércoles en Ávila se ha celebrado la primera de estas jornadas con un debate centrado en el sector de la remolacha, y que ha contado con la participación de ponentes de reconocido prestigio, que han analizado las necesidades y retos que afronta este sector y que han dado como resultado el establecimiento de objetivos concretos y la propuesta de medidas que deben presidir las políticas agrarias que se lleven a cabo en el futuro.

 

En la jornada se ha abordado la situación de un sector que tiene cinco fábricas en España frente a las 12 del año 2006, y que ha registrado un 15% de los nuevos agricultores de los 4.000 que tiene el sector remolachero.

 

 

COMITÉ EUROPEO DE FABRICANTES DE AZÚCAR

 

En ella ha participado la directora general del Comité Europeo de Fabricantes de Azúcar CEFS, Marie-Christine Ribera, quien ha analizado lo que supuso la primera reforma europea del azúcar, de 2006-2009, y cómo el sector ha ganado competitividad tanto en la remolacha como en fabricación de azúcar.

 

Ha argumentado que la Comisión utiliza azúcar "como moneda de cambio para conceder ventajas comerciales en otros sectores, y a veces se cierran con países que no respetan los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio", y que la Comisión Europea es más flexible con las cuotas de producción de isoglucosa que con las del azúcar.

 

Ribera ha pedido que la Comisión Europea realice una gestión responsable de los mercados ya que, como ha explicado, según algunos estudios de la propia Comisión, "en el año 2016 se permitirá el doble de producción de isoglucosa que en la actualidad y, siendo este producto competidor del azúcar, los productores de ésta seguirán vinculados por las cuotas".

 

También ha reclamado que, en el nuevo escenario sin cuotas, "los acuerdos comerciales que cierre la Comisión tengan en cuenta las condiciones sociales y medioambientales en que se produce en esos países".

 

 

MESA REDONDA

 

En la jornada de este miércoles se han celebrado también dos mesas redondas. En la primera de ellas, bajo el título 'Mejoras en los factores de producción', han participado Esteban Sanz, del Servicio Agronómico de ACOR, que ha hablado sobre el análisis comparativo de los costes de producción; José Cortijo, de Fertiberia, que ha planteado cómo optimizar la fertilización; el agricultor Justino Medrano, que ha explicado su experiencia con el riego solar, y José Manuel Omaña, de Aimcra, que ha planteado la sostenibilidad del cultivo de la remolacha.

 

En la mesa redonda 'El futuro del sector remolachero de Castilla y León. Los acuerdos interprofesionales' han participado el consejero delegado de Azucarera, Juan Luis Rivero; el presidente de ACOR, Carlos Rico; el presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo; Juan Ignacio Senovilla, de la Alianza UPA-COAG y Juan Antonio Rodríguez, de UCCL.