Claves para reconocer si tienes diabetes

Foto: E. P.

El 13,8 por ciento de la población en España padece diabetes tipo 2, aunque hay muchos que no lo saben.

El 13,8 por ciento de la población en España padece diabetes tipo 2, aunque hay muchos que no lo saben, según ha informado el jefe de servicio de Medicina Interna del Hospiten Estepona, José Luis Padra, con motivo de la celebración, este sábado, el Día Mundial de la Diabetes.

 

Como reconocer si se padece o no diabetes:

 

1. Sentir mucha sed y necesidad de orinar frecuentemente. La glucosa (el azúcar) retiene agua de ahí que cuando su concentración en la sangre esté elevada nos de sed. Igualmente, cuando la glucosa esta alta en sangre, pasa más a la orina y arrastra esa agua y por ello, orinamos más cantidad y de forma más frecuente.

 

2. Hambre inusual. La insulina es la hormona que le falta a los diabéticos. Su función es facilitar que la glucosa entre en la célula. Si no hay insulina la glucosa se queda fuera de la célula, es decir, en la sangre. En respuesta de esta falta de energía en las células, el cerebro, manda señales que le dicen al cuerpo que coma más.

 

3. Debilidad y cansancio. Por el mismo motivo anterior, la falta de glucosa dentro de la célula (su combustible) produce debilidad y cansancio.   4. Pérdida de peso. El cuerpo no puede consumir glucosa, en consecuencia consume otras moléculas, fundamentalmente grasas, de ahí la pérdida de peso.   5. Visión borrosa. Aparece ya en estadios avanzados, ya que, con los años el azúcar alto en la sangre afecta a la retina.Día Mundial de la Diabetes: Claves para reconocer si tienes diabetes.

 

4. Pérdida de peso. El cuerpo no puede consumir glucosa, en consecuencia consume otras moléculas, fundamentalmente grasas, de ahí la pérdida de peso.

 

5. Visión borrosa. Aparece ya en estadios avanzados, ya que, con los años el azúcar alto en la sangre afecta a la retina.

 

6. Heridas que tardan en curar e infecciones frecuentes. El azúcar es también usada por las bacterias. Un nivel de azúcar elevado en cualquier medio (sangre, orina, piel,) lo convierten en un excelente caldo de cultivo para que crezcan las bacterias y se produzcan infecciones, de ahí que también se retrase la cura de las heridas cuando se tiene diabetes mal controlada.