Clausura y cierre del CB Valladolid a una temporada aciaga ante el Herbalife

Ricard Casas, entrenador del Baloncesto Valladolid. JUAN POSTIGO

El conjunto que dirige Ricard Casas se verá las caras el domingo a las 12:30 con un Gran Canaria enchufado tras vencer sus últimos cuatro partidos.

Punto y final a la campaña 2013-2014. El Club Baloncesto Valladolid disputará este domingo el último partido de la temporada ante la afición vallisoletana frente al equipo que dirige Pedro Martínez; el Herbalife.

 

El conjunto canario llega a Valladolid con las bajas de O´Leary y Báez, antiguos componentes de las filas moradas. Además, el ala pívot vallisoletano, Nacho Martín vuelve a casa, donde jugó desde la campaña 2010 a la 2013, y se reencontrará con un club del que se siente parte.

 

"Tengo sentimientos positivos y negativos. Positivos porque vuelvo a mi ciudad, a un club del que me siento parte, y mi padre también lo fue; pero me sabe mal porque será el último partido en ACB y no me gusta que estén así económicamente y descendidos. Pero es una realidad que hay que aceptar. Contento por ir a mi ciudad pero mal por la situación en la que está el club” afirmó el jugador.

 

El ex morado tiene claro los objetivos a corto plazo con su actual equipo: “todo lo que estamos entrenando esta semana es para y por Valladolid. Ya pensaremos en Málaga. Hay que preparar el partido de Valladolid y ganar allí. Luego habrá tiempo para pensar en play off".

 

Los de Pedro Martínez buscarán en la pista de Pisuerga batir el récord de victorias, algo que en palabras de Nacho Martín, “nos atrae a todos. Hay que ir con la mentalidad de ganar primero por ganar, y luego por conseguir el récord”. Por su parte, el técnico del CB Valladolid, Ricard Casas, tiene clara cuál es la línea marcada por él desde el principio y así quiere finalizar el año: “tenemos la obligación de no relajarnos y esto hay que llevarlo hasta el último momento” explicó el entrenador morado.

 

Casas es consciente de la realidad del equipo con el que se verá las caras el domingo: “el partido enfrenta a mundos opuestos” analizó, sin embargo no baja los brazos aunque considera que el equipo de Pedro Martínez llega con un refuerzo potente que pasa por disputar el play off: “espero que nosotros tengamos el refuerzo de que es el último partido en casa, ante nuestra afición”. El Herbalife aterriza en la cancha vallisoletana con ganas de batir récords y encadenando cuatro victorias consecutivas (la última vez que fallaron fue ante Unicaja).

 

Al técnico catalán le preocupa la solidez que el rival demuestra en el rebote defensivo por el que no hacen concesiones: “van muy bien en defensa y con los últimos fichajes han configurado un equipo muy sólido” valoró Ricard que además ha dicho que parte de esto también depende del trabajo que sea capaz de realizar el rival al que se enfrenten: “son muy físicos y tienen un gran potencial dentro de la zona. Tendremos que empujar y jugar duro porque su juego es muy fuerte” sentenció el técnico del CB Valladolid.

 

El técnico del Herbalife Gran Canaria, Pedro Martínez ha dicho que es difícil pensar en un partido de liga, intrascendente en cuanto a clasificación, teniendo a la vuelta de la esquina el play off: “hay que luchar por centrarse en el día a día y estamos entrenando para preparar el partido de Valladolid e intentando estar lo más centrados posibles”. Además, el técnico del equipo canario ha explicado que su equipo tiene que motivarse a partir de que “podemos batir el récord de victorias en liga regular y el de victorias a domicilio”.

 

Pedro Martínez ha comentado que se ha preparado para un partido igualado porque “si no te preparas para eso igual llegan las sorpresas” sentenció el técnico. Sobre el rival, el CB Valladolid, ha comentado que es un equipo que ha demostrado profesionalidad durante todo el año y “han hecho las cosas bien, aunque no hayan tenido resultado, por eso nosotros tenemos el máximo respeto a un equipo que lucha y se esfuerza”.

 

Ricard Casas confía en que la entrada en el Polideportivo Pisuerga mejore, al jugar en otro horario, y hace una pequeña valoración de su paso por el equipo pucelano: “puede que haya sido mi año más duro, pero siempre busco lo positivo y de aquí me llevo como entrenador cosas positivas”. Casas tiene claro que no fue un error fichar por el Club Baloncesto Valladolid y que volvería a repetir “porque tengo la satisfacción de haber sacado lo más positivo de mi trabajo, para mí va a ser importante haber estado aquí” sentenció el catalán.