Clausura del Curso Nacional de Entrenadores de fútbol que se ha desarrollado en Valladolid

Imagen del grupo de alumnos que está realizando el curso de entrenador.

La Federación de Castilla y León clausura este sábado la 42 edición del Curso Nacional de Entrenadores que se ha venido desarrollando en Valladolid con 31 alumnos formados y examinados en sus aulas y en los campos de fútbol. 

 

Un grupo, el de este año, brillante en su preparación e ilusión, que ha sobrellevado jornadas prácticas y teóricas de sol a sol, con el único aliciente posible en estos casos, la pasión por el fútbol. Biomecánica del alto rendimiento, fisiología, psicología, técnica, táctica, preparación física o reglas de juego, pero también charlas sobre la relación del entrenador con los medios de comunicación, la importancia de saber comunicar, nuevas tecnologías e inglés… éstas son sólo algunas de las asignaturas del Nivel 3 de los bloques específicos y común en su temporada número 42.

 

Adaptarse o morir, con esta máxima comenzó este Curso Nacional de Entrenadores en el mes de junio, con textos didácticos nuevos en papel y en la “nube”, con un cuerpo docente bien preparado y con ganas de trabajar y, por supuesto, con unos alumnos entregados.

 

Quien cursa su formación en la Escuela de la Federación de Castilla y León conoce de su exigencia pero también sabe que aquí se aprende de verdad. Los alumnos llegan a las 8 de la mañana a los campos de fútbol y no se marchan hasta las 10 de la noche. Entre medias, horas en el aula de la Federación de Castilla y León y prácticas bajo el sol en los campos La Vega de Arroyo de la Encomienda. Poco tiempo para descansar y muchos conceptos que asimilar.

 

La intensidad del Curso Nacional se refleja en el cansancio de sus alumnos según van pasando las semanas. La energía a veces falla y entonces le toca el turno al compañerismo, al buen rollo de la promoción correspondiente, o al profesor que sabe lo que necesitan sus alumnos. El esfuerzo económico, personal, mental y físico de estos futuros entrenadores nacionales se ve recompensando con el objetivo final, la titulación. Para ello tienen convocatorias ordinaria y extraordinarias. Un “septiembre” con el que cuentan algunos de ellos pues aprobar resulta, no nos engañemos, complicado.

 

La mayoría de ellos son entrenadores en activo de equipos de Regional o Provincial. Currantes y apasionados del fútbol que no dudan en cogerse vacaciones para estudiar. Algún otro ostenta el título de exfutbolista profesional, como el blanquivioleta Javi Baraja. E incluso alguno hay que tiene el fútbol como su afición y no lo hace por otra cosa sino por placer personal.

 

En cualquier caso, todos se han tenido que adaptar a las asignaturas de bloque, las de siempre; y a las “nuevas” asignaturas. Aquellas que intentan formar y crear un entrenador moderno, al que no se le escapa nada. Cómo tener capacidad de liderazgo, cómo dirigirse al vestuario o cómo llevar a buen término una rueda de prensa son algunas de las sorprendentes materias para estos futuros inquilinos de los banquillos del fútbol profesional.

 

El nuevo material didáctico, creado por los propios profesores que lo imparten, tras un año de trabajo, ha ayudado y mucho al dinamismo en el aula. Son textos muy elaborados de la propia Federación de Castilla y León y, sin duda,  de gran ayuda para el alumno. Todo es poco para formar a quienes capitanearán el fútbol del mañana.