Ciudadanos y el PP: del 'prohibido el paso' a invitados VIP en solo dos meses

Los concejales de Ciudadanos con el jefe de la Policía Local en su visita al cuartel.

En precampaña el Ayuntamiento dio al portavoz 'naranja' con la puerta en las narices cuando pretendió visitar el cuartel de la Policía Local. Ahora nada más les han faltado los honores. Y es solo un acuerdo de investidura.

¡Cómo han cambiado las cosas para Ciudadanos! Lo que en Salamanca eran los restos del naufragio de una opción política fracasada se ha convertido en muy poco tiempo en llave del Gobierno, con todas las prebendas que eso supone. Una situación que entraña muchos cambios que, sin ir más lejos, se ejemplifican en una sola imagen: la que ilustra este comentario.

 

Posan para la foto tres de los cuatro concejales de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca: Alejandro González Bueno, Ana Suárez y Agustina Martín. Junto a ellos, el jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández. Y a los lados buena parte de la plantilla del cuerpo. La imagen se tomó en el transcurso de una visita al cuartel de la Policía Local con el mismísimo jefe del cuerpo como guía y anfitrión y en la que los concejales 'naranjas' comprobaron "la gran profesionalidad y aptitudes de nuestros policías, que hacen de Salamanca una ciudad tranquila y segura". Una declaración que huele más a institucional que otra cosa, y eso que Ciudadanos es 'oposición'... Pero eso lo vamos a dejar para otro día, que si no este rumorista 'se calienta'.

 

Lo curioso del asunto es que esta declaración, y ni mucho menos esa foto, han sido posibles solo ahora que ha pasado lo que ha pasado: Ciudadanos se abstuvo y entregó en bandeja la alcaldía a Fernández Mañueco. A partir de ahí, el olvido más absoluto cayó sobre situaciones del pasado más cercano. Porque no hace ni dos meses que uno de los protagonistas de la foto no pudo ni acceder al cuartel por orden directa de uno de los mandamáses del Ayuntamiento, explicada por el que ahora les ha hecho de guía. Fue el 25 de abril y TRIBUNA estuvo allí. "En cuatro años no han visto a Mañueco ni al concejal por allí y ahora les fastidia que hayamos sido nosotros los que tengamos la iniciativa de la visita", dijo su ahora portavoz.

 

Entonces se ponía más el acento en la situación de la plantilla la plantilla, 'puteada' por la falta de efectivos y con un jefe (el que saca la lengua en la foto) discutido por casi todos, que en la valía indiscutible de los agentes. Hoy esos problemas no parecen existir, al menos, no en la nota enviada por Ciudadanos que espera anotar pronto entre sus logros haber conseguido una plantilla acorde a las necesidades. Al menos, eso es lo que firmó el PP para lograr el apoyo 'naranja', aunque habrá que ver si se materializa: lo tendrá que hacer el mismo que hace solo 60 días no quería visitas en el cuartel y que ahora las concede. Conociendo el percal, yo no me fiaría.