Ciudadanos quiere un Código de Buen Gobierno a la Diputación de Valladolid

Pilar Vicente

"Se pretende así dar cumplimiento a la proposición aprobada en julio de 2015 donde se acordó su redacción por parte de la institución provincial”, ha manifestado Pilar Vicente.

El grupo provincial de Ciudadanos Valladolid, "en vista de la inactividad de la Institución provincial en esta materia", ha presentado en el marco de las reuniones de trabajo sobre el Reglamento Orgánico, un borrador para dotar a la Diputación de un Código de Buen Gobierno propio.

 

De esta manera, la formación naranja pretende cumplir con lo aprobado en el Pleno de Julio del año pasado, en el que “se acordó promover, desde el consenso, la redacción de un código para la Diputación de Valladolid que incorpore las medidas encaminadas a recuperar la confianza de los ciudadanos en sus representantes políticos”, ha señalado la portavoz del grupo, Pilar Vicente.

 

Además, con la incorporación de dicho Código de Buen Gobierno, C´s busca que los políticos “desarrollen sus labores de representación conforme a los comportamientos éticos y legales que demanda la ciudadanía”, ha afirmado Vicente, quien ha añadido que “hasta el momento la Diputación está adherida al Código de Buen Gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias de 2012”, y por eso es necesaria su actualización y adaptación a los nuevos tiempos.

 

El borrador que ha presentado Ciudadanos incorpora novedades como “el fomento de los valores cívicos, como son la honestidad, la lealtad o la veracidad, y  de los valores fundamentales de la vida democrática, entre los que destacan la tolerancia, el diálogo y la participación”, ha apuntado la portavoz.

 

El grupo provincial también pretende “que las empresas públicas de la Diputación, como SODEVA, apliquen este tipo de códigos éticos” en las contrataciones y conductas de aquellos que trabajan para ellas.

 

“Creemos necesaria la existencia de una infraestructura ética que lleve a la práctica este Código de Buen Gobierno, así como que haya un órgano que actúe de manera preventiva y continuada en el seguimiento de comportamientos no éticos y en el cumplimiento de la transparencia. También es fundamental que informe del grado de cumplimiento del Código de manera anual”, ha aseverado Pilar Vicente.