Ciudadanos alteró la decisión de los militantes para colar a Pilar Vicente y Manuel Soler en Valladolid

Pilar Vicente (primera por la izquierda) y Manuel Soler, segundo por la derecha, celebrando los dos concejales de Ciudadanos para Valladolid la noche electoral.

Eliminó en las primarias para las listas municipales a los candidatos elegidos por los afiliados e introdujo a Pilar Vicente y Manuel Soler, sin apenas apoyos, por detrás de Jesús Presencio.

Los actuales responsables del partido Ciudadanos en Valladolid y en Castilla y León no respetaron la decisión democrática de los afiliados e impusieron a Pilar Vicente y Manuel Soler en la candidatura al Ayuntamiento de Valladolid a pesar de contar con escasos apoyos. Esa fue su estrategia una vez asumido que los afiliados se habían pronunciado completamente en contra de sus deseos centrados el férreo control del partido y asegurarse los puestos de mayor influencia.

 

Las primarias para elaborar la candidatura de Ciudadanos al Ayuntamiento de Valladolid se celebraron de manera directa y presencial el 26 de marzo de 2015 en la cafetería Básicos de la Avenida de Zamora. Se trataba de unas votaciones abiertas con la única condición de llevar al menos seis meses afiliado al partido. Así se formuló la convocatoria para la Agrupación de Valladolid.

 

La votación estaba prevista para las 11.30 horas y se encontró con la primera sorpresa. Desde Baracelona, sede central de Ciudadanos, "inyectaron" a supuestos nuevos afiliados sin ninguna explicación. Antes, alrededor de las diez de la mañana, se presentaron las personas que hoy componen el denominado 'núcleo duro' encabezado entonces por el todavía portavoz en las Cortes, Luis Fuentes, relegado ahora a un cargo menor en la estructura del partido. Junto a Fuentes acudieron Pilar Vicente, Manuel Soler, Lucidio Calzada, María González y su padre, Miguel Ángel González, Pablo Yáñez y el actual alcalde de Valdestillas, Alberto Sanz.

 

En ese grupo ya coincidieron Pilar Vicente y María González, la hija del actual delegado regional de Ciudadanos que fue nombrada asesora en la Diputación y que posteriormente tuvo que renunciar a ese cargo por la acusación de nepotismo que recibió su padre. Pilar Vicente, que acumula los cargos de portavoz municipal y portavoz provincial en Valladolid incumpliendo la norma del partido de 'una persona, un cargo', dijo meses después que no conocía a María González cuando tuvo que dar explicaciones a los afiliados por ese polémico nombramiento.

 

Pilar Vicente, Manuel Soler y María González no cumplían con la norma de llevar más de seis meses afiliados y Luis Fuentes y Pablo Yáñez pertenecían a la Agrupación de Ciudadanos de Arroyo de la Encomienda, que les impedía votar en Valladolid. Estos últimos argumentaron que habían solicitado el traslado a Valladolid. Aún así, se permitió el voto de todos ellos que evidenció su escaso peso en la militancia del partido.

 

Las primarias las comandaron Jesús Presencio y Adrián Pradier con 40 votos cada uno. Rebeca Vallecillo logró 39 e Isabel Morán y Jesús Sánchez 38 cada uno. En los documentos que acompañan esta información reproducimos la plantilla con los votos, incluida la segunda que, con la letra a mano de Luis Fuentes, incluía los apoyos para Lucidio Calzada (8), María González (8), Pilar Vicente (8), Javier Vecino (7) y Manuel Soler, que amagó con retirarse del proceso, (6).

 

Pese a la distancia abismal en las votaciones, la dirección del partido en Barcelona a través de Manuel Villegas y las maniobras de Fuentes, González y Yáñez, decidieron imponer a Pilar Vicente y Manuel Soler por detrás de Jesús Presencio para las listas a las municipales de Valladolid. En las elecciones de mayo de 2015 la formación naranja consiguió dos concejales, un resultado alejado de sus expectativas. 

 

No hubo explicación oficial a pesar del asombro de los afiliados de Valladolid que vieron como su criterio democrático no servía en un partido que abanderaba un cambio en las formas. Ciudadanos contempla que si las agrupaciones tienen menos de 150 componentes la dirección puede plantear una lista con los cinco primeros nombres y someterla a la asamblea para su aprobación. Con la inesperada inyección de afiliados que entró el mismo día de la votación se superaba esa cifra pero, en cualquier caso, la propuesta debería ser refrendada. No fue así y solo la presencia de Jesús Presencio representaba la voluntad de la militancia atónita ante tamaña imposición. 

 

 

Noticias relacionadas