Ciudadanía, comerciantes y taxistas de Valladolid opinan sobre el corte al tráfico el Día sin Coche

Los vallisoletanos aprueban la idea en general, los negocios lo valoran de manera negativa y los conductores no creen que afecte demasiado.

¿Se ha enterado? ¿Sabe que el 22 de septiembre, Día sin Coche, no podrá usted circular por el centro de Valladolid con su vehículo? Se trata de una de las nuevas iniciativas que ha presentado el Ayuntamiento, englobada en la Semana Europea de la Movilidad, y que supondrá que todos aquellos coches privados –autobuses y taxis sí tendrán acceso- no podrán entrar en un círculo invisible alrededor de la Plaza Mayor delimitado por Isabel La Católica, San Quirce, Avenida Santa Teresa, Avenida de Burgos, calle Don Sancho, Nicolás Salmerón, Plaza España, Miguel Íscar y de nuevo Isabel La Católica.

 

Por supuesto, y como suele ocurrir con este tipo de decisiones tan públicas y que afectan al día a día de tantos vallisoletanos, hay opiniones de todo tipo. Están los propios ciudadanos, que se dividen entre los que lo consideran una buena idea, los que creen que algo tan puntual no sirve de nada y aquellos que lo ven como un auténtico incordio al no poder usar su coche.

 

Pero no son los únicos. El representante de los comerciantes del Mercado del Val, Felipe González, prefiere no hacer declaraciones al verlo como una decisión del Ayuntamiento perjudicial para sus intereses, ya que no deja de tratarse de un martes laborable. Una visión que lógicamente comparten sus compañeros, pese a que el concejal de Movilidad, Luis Vélez, incidió este lunes en que el perjuicio no será tan alto.

 

Y por supuesto, otro apartado a tener en cuenta es el de los taxistas. Tras varias consultas de Tribuna, los conductores se muestran partícipes de que no se incrementarán en exceso los viajes que realizarán a raíz del corte de tráfico, ya que muchos “optarán por caminar o por ir en el bus urbano”.

 

Sea como sea, habrá que esperar hasta el 22 de septiembre, Día sin Coche, para comprobar si finalmente se trata de una buena idea o el centro de la ciudad acaba siendo un caos. Y es que hacía trece años que el Ayuntamiento no cortaba las calles de esta manera.

Noticias relacionadas