Circula en zig-zag con la matrícula doblada pero se niega a hacer la prueba de alcoholemia

Un motorista que circulaba por la C-25 de Manresa contaba con evidentes síntomas de ir ebrio pero se negó a hacer la prueba de alcoholemia al ser parado por los agentes.

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un motorista que circulaba por la C-25 en Manresa (Barcelona) con síntomas evidentes de conducir ebrio y se negó a hacer las pruebas de alcoholemia, ha informado este viernes la policía catalana.

  

Los hechos ocurrieron la tarde del 25 de agosto cuando los agentes en un control observaron a un motorista circulando en zig-zag y con la placa de matrícula doblada, por lo que lo pararon observando que presentaba síntomas de ir ebrio.

  

El conductor se negó a realizar la prueba de alcoholemia y no paraba de invadir el carril con peligro para él mismo y el resto de usuarios de la vía.

  

Ante la negativa reiterada a someterse a las pruebas de alcoholemia, por originar un grave riesgo para la circulación y por conducir bajo el efecto de bebidas alcohólicas, los Mossos detuvieron al motorista, de 38 años, que quedó en libertad a la espera de ser citado por el juez.

  

El conductor también fue denunciado administrativamente por llevar la placa de matrícula doblada, hecho que podría comportar al motorista una multa de 200 euros.