Cincuenta y nueve imputados por el robo de piñas al cierre de la campaña

En la operación “TAURO” se han localizado alrededor de más de 100 toneladas de piñas robadas y se han esclarecido numerosos hechos delictivos cometidos en diferentes provincias de Castilla y León

La Guardia Civil, en el marco de la denominada operación “TAURO”, desarrollada en las provincias de Valladolid y Zamora, ha procedido a la imputación de 22 personas de nacionalidades rumana, búlgara, española y marroquíes, integrantes de una red dedicada al robo de piñas. Asimismo, se han descubierto más de 100 toneladas de piñas de procedencia ilegal y se han esclarecido numerosos hechos delictivos cometidos en diferentes provincias de Castilla y León (receptación, hurtos, robos, Falsedad documental y Apropiación Indebida).

 

Continuando con la tónica de campañas anteriores de la investigación sobre delitos y faltas contra el patrimonio, consistentes en hurtos y robos de piñas piñoneras cerradas de “Pinus pinea”, destinadas al consumo humano que se vienen cometiendo en diferentes localidades de la provincia de Valladolid especialmente en la comarca Zona Centro Tierra de Pinares, y en las provincias limítrofes, durante la campaña, se iniciaron investigaciones con el objeto de identificar a las personas y empresas que pudieran estar relacionadas con los mencionados robos así como el destino dado a las piñas sustraídas y “modus operandi” utilizado para validar estas operaciones.

 

En la anterior campaña, las acciones preventivas y de investigación se centraron en las delitos de robos y/o hurtos en los pinares así como la localización de los autores de estos hechos y los puntos donde efectuaban las ventas, dando como resultado 30 detenidos/imputados y la intervención de 150.000 kilos de piñas de dudosa procedencia.

 

Durante la presente campaña, se mantuvo la labor operativa con el apoyo de las Unidades Territoriales de la Guardia Civil, si bien no se detectaban grandes acumulaciones de piña en almacenistas intermediarios, por ello el Equipo de Investigación del Seprona de la Guardia Civil comenzó la labor de investigación y mantuvo entrevistas con diferentes personas relacionadas con el sector de la piña.

 

Las informaciones obtenidas confirmarían, a priori, la existencia de al menos dos posibles cauces para las piñas sustraídas, uno se dirigiría a la zona de Peñafiel, y por otro lado, y valorado como de mayor entidad por el volumen manejado, a la zona de Toro  (Zamora), donde las  piñas sustraídas por personas de diferentes nacionalidades (rumanos, búlgaros, marroquíes y españoles) aparentemente inconexas entre sí, se venderían a diferentes piñeros de esta localidad.

 

Tanto a la información básica de la que se disponía como al trabajo operativo, vigilancias, apostaderos, otras acciones de investigación así como un exhaustivo análisis de la información reunida, se fue escalando desde los pequeños robos y hurtos en pinares de Castilla y León, principalmente en pinares de Valladolid, Zamora hasta los almacenes de intermediarios.

 

Fruto de un trabajo exhaustivo, el Seprona de la Guardia Civil de Valladolid, centró a  personas vecinas de la provincia de Zamora, y más concretamente de las localidades de Toro, Morales de Toro, Peleagonzalo y otros municipios colindantes con estos.

 

Se realizaron numerosas inspecciones a establecimientos, analizando exhaustivamente ingente documentación, autorizaciones y licencias de aprovechamiento, así como autorizaciones de titulares de parcelas, datos catastrales de propietarios, declaraciones de responsable de aprovechamientos, inscripciones en registros de empresas, etc…una vez obtenida esta documentación se procedió a cotejar los datos, uno a uno, con cada anotación de los libros registros de entradas de cada uno de los intermediarios inspeccionados, toma de declaración a todos los titulares de parcelas en los que existía algún documento de aprovechamiento, comprobando todos éstos datos con los originales de los que disponían el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en  Zamora.

 

MODUS OPERANDI

 

Algunas de de estas personas dispondrían de la declaración responsable, así como presentarían una comunicación de aprovechamiento de piña cerrada en montes no gestionados por la Junta de Castilla y León (es decir monte privados) a los Agentes Medio Ambientales o Guardias Civiles que les sorprendieran en los pinares en el momento de obtener las piñas, incluso en algunos casos presentarían una autorización del titular de la parcela en la que supuestamente se encuentra recogiendo los frutos.

 

Ante la imposibilidad, a pie de pinar, de realizar las comprobaciones por parte de los agentes que los identifican tanto de la validez de la solicitud de aprovechamiento como de la veracidad de la autorización del titular, estos consiguen pasar ese primer filtro, permitiéndoles trasladar las piñas recogidas a algunas empresas o piñeros, los cuales no tienen inconveniente en comprarlas, aún a sabiendas de que carecen de algún documento que ampare cada una de estas partidas o presentan claras deficiencias.

 

Algunas de las autorizaciones de aprovechamiento presentadas por diferentes personas, se repiten hasta en tres ocasiones, no habiendo autorizado los propietarios a ninguna de estas personas a coger las piñas de su pinar, por lo que los documentos y firmas habrían sido falsificados.

 

Este “modus operandi” se realizaría simultáneamente con diferentes comercializadores de piñas, documentando con las mismas comunicaciones de aprovechamiento y del titular de los pinares la venta de multitud de partidas de piñas, superando con creces las cantidades autorizadas de haber sido estas lícitamente obtenidas.

 

Una vez que las piñas eran recolectadas de forma ilegal y adquiridas posteriormente por los piñeros, éstas se enviaban en pequeñas partidas para hacer más difícil su seguimiento y evitar así ser detectadas o serían recogidas en sus propias instalaciones por parte de los grandes transformadores de piñones, principalmente de las localidades de Pedrajas de San Esteban, Íscar, Villaverde de Iscar, etc. Estos transformadores registran y facturan estas partidas en sus libros, desconociendo éstos la procedencia ilegal de las piñas, quedando así introducidas legalmente en el mercado ante las inspecciones realizadas por las administraciones implicadas.

 

Como consecuencia de la operación “TAURO” hasta el momento se han obtenido los siguientes resultados:

 

Dos personas, vecinos de Toro por delito de receptación.

 

Cuatro personas vecinos de Toro, Peleagonzalo y Morales de Toro por delito de Falsedad Documental.

 

Nueve personas como autores de delitos de apropiación indebida de más de 60.000 kilos de piñas.

 

Siete personas como autores de delitos de robo y/o hurto de más de 35.000 kilos de piñas.

 

Diez inspecciones a comercializadores intermediarios.

 

Numerosas infracciones administrativas

 

La Guardia Civil de Valladolid, en el cierre de Campaña de la Piña se ha procedido a la detención – imputación de un total de 59 personas, recuperando más de 100 toneladas de piñas y esclareciendo múltiples hechos delictivos.

 

El Seprona de la Guardia Civil  instruye las correspondientes diligencias y debido a la gran laboriosidad, continúan con las gestiones de investigación, no descartándose la imputación de algunas personas más por delitos de receptación.