Cinco triunfos locales en la Liga Vallisoletana de boxeo

Los boxeadores en el ring para el homenaje a Ali.

La tercera velada de la Liga Vallisoletana Dexter Volpint, disputada en la noche del viernes en el polideportivo municipal de Laguna, se saldó con cinco triunfos de los púgiles locales contra rivales madrileños y toledanos. 

Ante más de medio millar de espectadores y con un homenaje previo a Mohamed Ali, uno de los boxeadores más destacados de todos los tiempos, fallecido hace una semana, sobre el ring se pudieron ver a los mejores exponentes del boxeo vallisoletano.

 

Sergio Hernández, Isaac Olmedo, Adrián Perrino, Salvi Jiménez y Miguel Cuadrado acabaron triunfando en esta velada con nueve combates y la presencia también de Hernán Cortés, Lucas Gómez, Julio Zoreda y Toñín Iglesias, que se midieron con representantes del Club Origen de Madrid, del Guzmán C-13 y del Tristán de Castilla-La Mancha.

 

La noche comenzó con ese homenaje a Ali, con todos los boxeadores sobre el ring y las perceptivas diez campanadas en su memoria, tocadas por Carlos Hernández 'Pecho Liebre', campeón de Europa en una docena de ocasiones en los 70. Luego empezaron los combates con la derrota del joven Hernán Cortés (Club Boxeo Valladolid) ante Enrique Brut (Origen Madrid). El lagunero Zoreda (Club Boxeo Valladolid) y Bravo (Oriegn) firmaron el nulo; mientras que Sergio, la Bomba, Hernández (Club Boxeo Valladolid) sumó la primera victoria local ante Javier Álvarez (Origen). Isaac Olmedo (Club Boxeo Valladolid) derrotó a Lucas de Lósmez (Guzmán C-13) por decisión dividida; igual que Leonel Rodríguez (Tristán) a otro lagunero, Lucas Gómez (Diablo).

 

Tras el descanso, los cuatro últimos combates, con triunfo del local Adrián Perriño (Lagu-Sancal) sobre Carlos Cuesta (Origen); de Salvi Jiménez (Club Boxeo Valladolid) sobre Bryan Alexis (Tristán) y derrota, por decisión dividida, de Toñín Iglesias (Club Boxeo Valladolid) ante Eduardo Cobos (Tristán). El colofón lo puso Miguelón Cuadrado (Club Boxeo Valladolid), que volvió a noquear a un rival, como ya ocurriese en Boecillo. En este caso fue en el primer asalto a Pablo Arroyo (Origen).