Cinco razones por las que consumir aceite de oliva es clave para la salud

Si hay un elemento diferenciador de la reconocida dieta mediterránea, ése es el aceite de oliva y estos son los beneficios del 'oro líquido'.

De todos es sabido que la famosa dieta mediterránea es una valiosa herencia cultural que representa mucho más que una simple pauta nutricional, rica y saludable. Es un estilo de vida equilibrado que recoge recetas, formas de cocinar, celebraciones, costumbres y productos típicos. La alimentación saludable que proporciona esta dieta es, además, compatible con la degustación de platos deliciosos.

 

Está reconocida en los cinco continentes porque la combinación de sus elementos entre los que incluimos las frutas, verduras, carne, pescado, legumbres, lácteos, cereales e incluso vino, ayuda a mantener una alimentación variada, equilibrada y sana. Por esta razón, la dieta mediterránea es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

 

Pero el elemento diferenciador de la dieta mediterránea respecto a otras dietas es el aceite de oliva, el 'oro líquido' extraído del zumo de aceituna. Principal fuente de grasa para el organismo que se puede consumir en guisos, pescados y ensaladas, o bien, untado en pan o quesos. Sin duda, el aceite de oliva es uno de los ejes de la dieta mediterránea que, además, mejora las cualidades gastronómicas.

 

Con el objetivo de profundizar en los beneficios de este 'oro líquido', la health coach, Rocío Río de la Loza, señala cinco razones principales por las que es saludable consumir aceite de oliva:

 

1.- Previene las enfermedades cardiovasculares: El consumo de aceite de oliva fortalece el corazón y reduce el riesgo cardiovascular, teniendo en cuenta que el infarto es una de las principales causas de muerte en muchos países, la health coach señala que contribuye a que "no se endurezcan las arterias, al tiempo que promueve una excelente circulación".

 

2.- Disminuye las células cancerosas: El oleocantal, uno de los elementos del aceite de oliva,  Rocío Río de la Roza. Este mismo componente también tiene propiedades antiinflamatorias que se aplican al cáncer de piel o el de mama.

 

3.- Reduce el colesterol "malo": El aceite de oliva contiene colesterol "bueno" (HDL) y un chorrito de aceite durante el desayuno contribuye a disminuir la cantidad de colesterol "malo" (LDL) disminuyendo así la presión arterial, según afirma Río de la Loza.

 

4.- Favorece el envejecimiento saludable: Puede aumentar la longevidad saludable de las personas "debido a su alto contenido de ácido oleico y a varios compuestos fenoles con poderes antioxidantes como la vitamina E", indica la health coach.

 

5.- Lucha contra la osteoporosis: Protege los huesos y los refuerza por más tiempo, porque los "hace más gruesos", y pueden combatir con enfermedades como la osteoporosis.

 

El aceite de oliva, consumido de forma equilibrada y moderada, aporta multitud de ventajas para la salud y nutrición, además de aportar buen sabor en la comida.