Cinco municipios de la provincia aspiran a convertirse en uno de 'los pueblos más bonitos de España'

Urueña, uno de los municipios, que optan a ser uno de los más bonitos de España.

Medina de Rioseco, Medina del Campo, Peñafiel, Simancas y Urueña son precandidatos a ingresar en esta asociación. Si sus ayuntamientos lo solicitan se les efectuará una auditoría con más de 30 puntos que deberán cumplir para ingresar en este selecto grupo.

Cinco municipios de la provincia de Valladolid, Medina de Rioseco, Medina del Campo, Peñafiel, Simancas y Urueña, optan a convertirse en uno de ‘Los pueblos más bonitos de España’; un galardón que concede una asociación nacional compuesta ya por 14 localidades de toda la geografía española que se han convertido en los primeros pueblos más bellos.

 

Los cinco municipios de la provincia vallisoletana aún son precandidatos, como otros 250 del territorio nacional. Según el presidente de esta agrupación, Óscar Soria, “para que se conviertan en candidatos, tienen que mostrar su voluntad y una solicitud formal por parte del Ayuntamiento”.

 

Para ello tienen que cumplir dos requisitos básicos: no tener un censo superior a 15.000 habitantes y tener al menos un monumento declarado como Bien de Interés Cultural o que el municipio sea Conjunto Histórico Artístico. Una vez que el Consistorio haya solicitado formar parte de esta asociación, inspirada en otras existentes de gran tradición en países como Francia, Italia, Japón o Bélgica, el municipio pasa a ser candidato.

 

Es entonces cuando un miembro de la Comisión de Calidad se traslada hasta la localidad para hacer un completo informe, y un reportaje video-gráfico. “Se analizan más de una treintena de ítem como por ejemplo la masa construida y sus materiales, estado de las fachadas, señalética, visibilidad de contenedores, tráfico rodado por el casco, disponibilidad de aparcamientos, servicios hosteleros, calidad del comercio, oficinas de turismo...”, según relata Soria.

 

Los precandidatos no pueden tener un censo superior a 15.000 habitantes y deben tener al menos un BIC o ser Conjunto Histórico Artístico

 

Una comisión “muy rigurosa” estudia en profundidad el informe y emitirá un resultado que puede ser de cuatro tipos: un sí sin condiciones, con lo que la población entraría a formar parte de la Asociación y ya sería uno de ‘los pueblos más bonitos de España’. Puede existir una respuesta afirmativa pero condicionada a la modificación de algunos aspectos mejorables de la localidad. Una negativa, que podría cambiar en el futuro si se reconduce o un no definitivo, “por ejemplo si en un casco histórico se ha construido un edificio de ocho plantas”, dice el presidente de la asociación.

 

Óscar Soria recalca que ser precandidato o, incluso, candidato no significa que ese municipio tenga que entrar a formar parte de ‘los pueblos más bonitos de España’ y que cualquier municipio puede solicitar la candidatura. De lo que sí está seguro Soria, es que el pueblo que entre a formar parte de este reducido y selecto grupo “es porque se lo merece”.

 

Por el momento, solo Peñíscola, Valderrobres, Morella, Rubielos de Mora, Albarracín, Calaceite, Maderuelo, Pampaneira, Puertomingalvo, Valverde de los Arroyos, Lucainena de las Torres, Ayllón, Mojacar y Medinaceli ostentan el título que ofrece promoción turística y algunas acciones conjuntas. “Intentamos que la belleza del pueblo se convierta en motor económico, para cumplir así con dos objetivos de nuestra asociación: conservar el patrimonio y la promoción de los pueblos, especialmente los de interior”.

 

Óscar Soria cree que en un futuro podrán integrar parte de esta Asociación (que se nutre de las cuotas de los pueblos socios de entre 500 y 3.000 euros) entre 140 y 180 pueblos. "En Francia con 30 años de tradición sólo le han concedido el título a 156 pueblos; nosotros por ahora solo lo estamos otorgando al 20% de los candidatos”, explica, antes de apuntar que un municipio puede perder la categoría, “ya que se realizan auditorias como mínimo cada cinco años y sin avisar previamente”

 

Ahora es el turno de que las dos Medinas, Urueña, Simancas y Peñafiel inicien los trámites y puedan convertirse en uno de ‘los pueblos más bonitos de España’, si es que aún no lo son.