Cinco mitos sobre la enfermedad cardiaca

Falsas creencias perjudiciales para la salud. 

Aunque en los pasados años se han realizado grandes avances en el conocimiento de las causas de los ataques cardiacos y cómo prevenirlos, muchas personas mantienen falsas creencias sobre los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca o sobre la enfermedad en sí misma.

 

Desde el blog de la Escuela de Medicina de Harvard dirigido a la población (www.health.harvard.edu) los facultativos estadounidenses presentan 5 falsas creencias que se mantienen entre la población junto con algunos consejos que evitan caer en estos errores comunes y mantener así nuestro corazón sano.

 

MITO 1: "SI TIENES ENFERMEDAD CARDIACA NECESITAS BAJAR EL RITMO" 

 

"Para la mayoría de personas con enfermedad cardiaca, ser sedentarios es una mala idea. Esto puede conducir a coágulos sanguíneos en las piernas y a un declive de la condición física global", señala el doctor Richard T. Lee, cardiólogo y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard. La actividad física ayuda a fortalecer el músculo cardiaco, mejora el flujo sanguíneo al cerebro y mejora la salud y el bienestar general.

 

La recomendación de Lee es que consultemos con el médico qué clase de ejercicio es el más apropiado para nosotros y cuánto deberíamos hacer. La mayoría de personas puede caminar y hacerlo, por poco que sea, beneficia al corazón.

 

MITO 2: "ES NORMAL TENER HIPERTENSIÓN SI ERES MAYOR"

 

La presión sanguínea tiende a subir con la edad pero el hecho de que esta tendencia sea común no significa que sea buena. Se produce porque las paredes arteriales se vuelven rígidas con la edad. Las arterias rígidas fuerzan a que el corazón bombee más fuerte. La presión sanguínea contra las paredes arteriales las daña con el tiempo.

 

Con ello, el sobreesfuerzo del músculo cardiaco se hace menos efectivo y bombea incluso más fuerte para cumplir con las demandas de sangre del organismo. Esto daña más las arterias e 'invita' a la grasa a las paredes arteriales. De esta manera la hipertensión aumenta el riesgo de ataque cardiaco e ictus.

 

Lo mejor frente a estos efectos del envejecimiento es controlar la presión arterial. Si está por encima de 140/90, pregunta a tu médico qué puedes hacer para que baje.

 

MITO 3: "PUEDES REDUCIR EL RIESGO DE ENFERMEDAD CARDÍACA CON VITAMINAS Y SUPLEMENTOS" 

 

Las vitaminas antioxidantes E, C y el betacaroteno son un factor en la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca. Sin embargo, los ensayos clínicos con suplementos de estas vitaminas han fallado en la confirmación de estos beneficios o se realizaron de tal forma que no se pudieron extraer conclusiones. La Asociación Americana del Corazón ha afirmado que no existen evidencias científicas que muestren que estos suplementos prevengan o traten la enfermedad cardiaca.

 

El organismo absorbe y utiliza las vitaminas y minerales mejor cuando éstos proceden de los alimentos. Para asegurarnos de tomar las vitaminas y minerales necesarios, es mejor dejar los suplementos y comer una amplia variedad de alimentos nutritivos de todos los colores.

 

MITO 4: "LA ENFERMEDAD CARDIACA ES EN REALIDAD UN PROBLEMA MASCULINO" 

 

Los datos en Estados Unidos muestran que desde 1984 han muerto cada año por causa de la enfermedad cardiaca más mujeres que hombres. La enfermedad cardiaca es la principal causa de mortalidad entre las mujeres mayores de 65 años, como sucede en el caso de los hombres.

 

'Hacia la edad de la jubilación, el 70% de los hombres y mujeres tienen alguna forma de enfermedad cardiovascular, lo que incluye enfermedad arterial coronaria, fallo cardiaco, ictus e hipertensión', apuntan los facultativos estadounidenses. El riesgo continúa en ascenso y hacia los 80 años el 83% de los hombres e incluso un porcentaje superior en las mujeres (87%) están afectados.

 

Con independencia de tu sexo, deberías pedirle a tu médico pasar por un examen cardiaco elemental que incluya pruebas del colesterol y de la presión sanguínea. Después, tras tener los resultados de las prueba, sigue las indicaciones del facultativo.

 

MITO 5: "SI TIENES ENFERMEDAD CARDIACA, DEBERÍAS COMER LA MENOR CANTIDAD DE GRASA"

 

Es verdad que se debe comer una dieta baja en grasas saturadas y evitar por complete las grasas trans. Pero otras grasas, sobre todo las grasas insaturadas de los aceites vegetales y otros alimentos, son beneficiosas. De hecho, comer pescado alto en ácidos grasos omega-3, como el salmón, dos veces por semana puede reducir el riesgo de enfermedad cardiaca.

 

La recomendación de los expertos es incluir en la dieta productos lácteos bajos en grasa, pescados grasos, frutos secos y aceite de oliva. "Si comes carne, asegúrate de que es un corte magro y elimina la piel de las aves", señalan.