Cinco guardias civiles condecorados en Valladolid con la Medalla al Mérito de Protección Civil

Juan Díaz Cruz los pone como ejemplo del respeto al testamento del Duque de Ahumada plasmado en el artículo 6 de la Cartilla del Guardia.

El jefe de Operaciones de la Comandancia, Javier Peña de Haro y otros cuatro agentes con destino en distintos puestos de la provincia han recibido hoy la Medalla al Mérito de Protección Civil, en su categoría de Bronce y con Distintivo Azul, por su especial entrega en el desempeño de sus funciones, en algunos de los casos poniendo incluso en riesgo sus propias vidas.

 

El acto "sencillo pero cargado de cariño y de sentimiento", tal y como ha destacado el subdelegado del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo, se ha desarrollado en la sede de la Delegación en Castilla y León, en Valladolid, en presencia de los galardonados y sus familiares y de distintas autoridades, entre ellas el director general de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, Juan Díaz Cruz; el alcalde, Francisco Javier León de la Riva; el general de la XII Zona de la Guardia Civil, José Antonio Díez Cubelos, y el diputado de Agricultura, Máximo Gómez.  

 

En su breve locución, el responsable de Protección Civil y Emergencias, Juan Díaz Cruz, ha aprovechado para agradecer a los condecorados el "espíritu, sacrificio y entrega" demostrados en su quehacer diario y no ha dudado al considerarles depositarios y destacados continuadores del testamento que el Duque de Ahumanda, creador del Cuerpo, plasmó en el artículo 6 de la Cartilla del Guardia.

 

"Procurará ser un pronóstico feliz para el afligido, y que a su presentación el que se creía cercado de asesinos se vea libre de ellos; el que tenía su casa presa de las llamas considere el incendio apagado; el que veía a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas lo crea salvado, y, por último, siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos", como así reza dicho artículo leído por Díaz Cruz.

 

EJEMPLO DE COORDINACIÓN EN ESPAÑA

 

En la misma línea, el subdelegado ha incidido en que el acto celebrado supone el reconocimiento a quienes, "además de lo que realizan como trabajo habitual, se juegan la vida por todos y por que se respete la Constitución y las leyes y por una convivencia pacífica y segura", a la vez que ha considerado que el esfuerzo coordinado entre la Benemérita y las policías nacional y municipal es un "ejemplo en España de lo bien que se pueden hacer las cosas" y que se traducen en una de las poblaciones más seguras y con un entorno más pacífico.

 

Como portavoz de los condecorados en función de su mayor antigüedad, el comandante Javier Peña de Haro, a quien se ha distinguido por su disposición a cooperar con Protección Civil y apoyar cualquier proyecto en este ámbito relacionado con la Delegación del Gobierno, junto con su labor para garantizar la seguridad en eventos de masiva afluencia, ha agradecido el reconocimiento institucional brindado en este tipo de actos con los que se premia la "implicación, iniciativa y coraje" de miembros del Cuerpo, con riesgo incluso para su integridad física.

 

Este es el caso de los agentes José Luis Carrasco Díaz y Rubén del Pozo Sánchez, destinados en los puestos de Quintanilla de Onésimo y Cogeces del Monte, respectivamente, cuya intervención permitió el 17 de mayo de 2012 salvar la vida a un paciente que se había encaramado al tejado de su vivienda, sita en la primera de ambas localidades, o el de Juan Carlos Martín Valiente, destinado en La Mudarra y que el 5 de marzo del pasado año rescató de entre las llamas a un matrimonio de edad avanzada que estuvo a punto de perecer en un incendio en su vivienda de Villalba de los Alcores.

 

El quinto galardonado, José Ángel Gil Álvarez, destinado en el Puesto de Tordesillas, evitó el día 20 de julio de 2010 la muerte de un vecino de la localidad que había atentado contra su propia vida mediante la ingesta de medicamentos.