Cinco detenidos en Valladolid y Sevilla por explotar a una menor de 11 años que había sido vendida por sus padres para casarse

Momento de la detención en el marco de la operación

Cinco personas han sido detenidas por explotar a una menor de 11 años que había sido vendida por sus progenitores por 17.000 euros para que contrajese matrimonio en una fiesta de compromiso en Rumanía.

A los cinco detenidos en el marco de la operación "Cachiseca", desarrollada en las provincias de Valladolid y Sevilla, se les imputan los delitos de trata de seres humanos, malos tratos, hurto, abuso sexual, agresión sexual y explotación laboral.

Las investigaciones se iniciaron, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en mayo de 2014 se había procedido a la venta de una menor por 17.000 euros por parte de sus progenitores de mutuo acuerdo con el objetivo de contraer matrimonio en una fiesta de compromiso en Rumanía.

En esas investigaciones los agentes pudieron constatar que esta menor podría estar residiendo con otra familia en la provincia Valladolid y averiguaron que la menor había realizado una llamada de socorro a su madre por los malos tratos recibidos, tanto sexual como laboralmente y que sólo la dejarían regresar a su domicilio de Sevilla a cambio de 10.000 euros.

Por tal motivo, la Guardia Civil procedió a la detención de M.I.B. de 19 años; G.B., de 39 años; T.B., de 40 años; C.T., de 42 años, y G.T., de 41 años, pertenecientes a los dos clanes familiares implicados.

CLAN FAMILIAR DE VALLADOLID

Según han asegurado las mismas fuentes de la Benemérita, la menor había sido maltratada desde su llegada a Valladolid donde la familia en la que recayó la insultaba, amenazaba y agredía "constantemente", obligándola a mantener relaciones sexuales con M.I.B., y a trabajar en labores agrícolas, recogiendo uva y patatas, "con jornadas laborales intensas y sin recibir ninguna remuneración económica".

"Asimismo, llegaron a arrancarle de las orejas, de forma muy violenta, los pendientes que llevaba puestos como parte de compensación de la deuda que habían contraído sus progenitores cuando pidieron la vuelta de la menor a Sevilla", han añadido desde la Guardia Civil.

Posteriormente, el clan familiar de Valladolid, al percatarse de la presencia policial, envió a la menor en un autobús a Sevilla con la familia paterna.

La operación ha sido llevada a cabo por las Unidades de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valladolid y Sevilla.