Cinco detenidos en España y Bélgica por obligar a jóvenes rumanas y marroquíes a prostituirse

Operación de la Guardia Civil contra una red de prostitución
La Guardia Civil y la Policía belga, en una operación conjunta coordinada por Europol, han detenido a cinco personas en España y Francia por obligar a jóvenes rumanas y marroquíes a prostituirse, según ha informado el instituto armado español.
MADRID, 28 (EUROPA PRESS)



De esta manera, se ha desarticulado una organización criminal establecida en Bélgica y especializada en la trata de seres humanos y explotación sexual. Su cabecilla la dirigía desde la Costa del Sol y ha sido detenido en España.

Según explica la Guardia Civil en una nota de prensa, los detenidos en la denominada 'operación Corista' --dos belgas y tres rumanos-- obligaban a jóvenes rumanas y marroquíes a ejercer la prostitución en Bélgica, publicitándolas en páginas web bajo estricto control y sometiéndolas a violencia física, privación de alimento y torturas.

EL CABECILLA, DETENIDO EN TORREMOLINOS

La investigación fue iniciada en Amberes por la Policía Federal belga, que reunió pruebas de que la organización criminal mantenía conexiones en España. Por ello, la Guardia Civil inició sus pesquisas hasta ubicar en la Costa del Sol a Stefan René T. F., cabecilla del grupo, quien, intentando eludir la acción de la Justicia belga, estableció su residencia en España, desde donde controlaba la organización a través de Internet.

Los agentes del Grupo de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, acompañados por investigadores de la Policía belga, lo detuvieron en un local de ocio de Torremolinos (Málaga) y registraron su domicilio. Allí, se incautaron de una gran cantidad de evidencias de la comisión de los delitos imputados al grupo criminal.

De manera simultanea, en Bélgica, un equipo conjunto de trabajo de la Policía belga y la Guardia Civil detuvo a otras cuatro personas y efectuó varios registros domiciliarios. El detenido en España ha pasado a disposición de la Audiencia Nacional a efectos de extradición a Bélgica.

Además, durante los meses en los que se ha desarrollado la investigación, se ha realizado un estudio de la trama financiera de la organización a través de la cual se ocultaban los beneficios obtenidos por su actividad criminal.

Europol facilitó el apoyo y coordinación de esta investigación trasfronteriza, proporcionando información de inteligencia y facilitando reuniones entre las autoridades policiales de Bélgica, España y Rumanía. Durante las detenciones y registros, desplazó a España y Bélgica oficinas móviles para contrastar en tiempo real la información obtenida de los dispositivos electrónicos intervenidos en los registros.