Cinco denuncias en doce vehículos inspeccionados en la Acera Recoletos de Valladolid

La Policía Municipal de Valladolid continúa con su campaña de sensibilización sobre el ruido que producen los vehículos a motor y este martes 9 de agosto ha realizado cinco denuncias de las 12 inspecciones que ha realizado en la Acera Recoletos. Es decir, que casi un 50 por ciento de los transportes sometidos a análisis excedían los límites de ruido.

 

La Unión Europea planteó en 2014 una normativa por la cual los vehículos a motor deberían pasar, en los próximos 12 años, de un máximo permitido de 74 decibelios, a 68. Los vehículos de gran cilindrada podrán aumentar 9 decibelios ese margen. Valladolid tiene una ordenanza sobre Ruidos y Vibraciones en la que se remiten a la Ley de Ruido de Castilla y León de 4 de junio de 2009. Con carácter general, según el texto aprobado por el Ayuntamiento en 2013, se avisa de la peligrosidad de superar los 90 decibelios (dB) mientras que para los vehículos a motor se especifica que se admitirá un margen de hasta 4 dB por encima de lo establecido en los niveles de homologación para el vehículo. En el caso de los ciclomotores, si están matriculados antes de 2003 el límite máximo será de 80 dBA

 

La campaña se prolongará en el casco urbano durante toda la quincena de agosto y a los vehículos infractores se les citará en septiembre, fecha en la que, si no han solucionado los problemas con el ruido, se les confirmará la multa.