Cinco claves para entender el nuevo Toro de la Peña de Tordesillas

'Pelado', de 640 kilos, Toro de la Peña 2016.

El Toro de la Peña se lidiará hoy, sin muerte en público, a partir de las 11 horas en Tordesillas, sustituyendo de esta forma al ancestral Toro de la Vega que era alanceado hasta su muerte.

Tordesillas celebra su primer Toro de la Peña que sustituye al polémico torneo del Toro de la Vega. Será este martes a las once de la mañana en la histórica villa del Tratado que se ha visto resignada a suprimir la muerte por alanceamiento del morlaco en un tradicional e histórico torneo, con más de cinco siglos de historia, tras el decreto de Ley de la Junta de Castilla y León.

 

Estas serán algunas claves del nuevo festejo que toma el nombre de la Virgen de la Peña, patrona de la localidad.

 

¿CÓMO SE DESARROLLARÁ EL FESTEJO?

 

Es una incógnita cómo saldrá el nuevo festejo del Toro de la Peña. Lo que es cierto es que a las 11 horas, tras el disparo de las tradicionales bombas, saldrá desde un cajón junto a la Plaza Mayor a las calles de la villa el astado, que cruzará –como era habitual en el Toro de la Vega- el puente sobre el río Duero para adentrarse en el pinar.

 

Según han comentado los organizadores, el morlaco se lidiará desde su salida, siempre a cuerpo limpio, con todo tipo de cortes, quiebros y recortes. Cuando llegue al pinar se convertirá en un desencierro en el que podrán participar los caballos, aunque no se permitirá el alanceamiento del toro. Tras hora y media está previsto que los bueyes arropen al morlaco de nuevo a los corrales del Prado de Zapardiel.


 

¿QUÉ OCURRIRÁ CON EL MORLACO?

 

En esta ocasión para el Primer Toro de la Peña de la historia se ha reseñado un animal muy bien presentado, como suele ser habitual en Tordesillas. Se trata de Pelado, un astado serio y muy ofensivo, negro bragado de 5 años y 670 kilos de la ganadería Jaralta procedente de Marqués de Domecq. Aunque no se le de muerte en público, tal y como marca la Ley, Pelado será sacrificado en el matadero. El alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela es "optimista" y espera que el festejo se desarrolle con normalidad.


 

MANIFESTACIONES PRO Y ANTI

A las diez de la mañana está previsto que los defensores del Toro de la Vega se manifiesten en la Plaza Mayor del municipio pidiendo la libertad del rito ancestral. "Simplemente queremos aprovechar esta fecha señalada para reivindicar la que era una tradición milenaria", dice el presidente del Patronato del Toro de la Vega, Gerardo Abril.

 

También se espera la presencia de grupos antitaurinos, quienes han anunciado que velarán porque se cumpla la Ley y el toro no sufra ningún daño en su recorrido desde el pueblo al pinar. La más que probable tensión entre taurinos y antitaurinos ha provocado un despliegue de fuerzas de seguridad del Estado compuesto por 200 personas entre Guardia Civil, Policía Local y miembros de Protección Civil.


 

OFRECEN UN SANTUARIO PARA EL TORO

La Fundación ProVegan y la Asociación Capital Animal han propuesto acoger en un 'santuario' para animales a 'Pelado', una vez finalizado el encierro. Fundación ProVegan gestiona el santuario El Hogar ProVegan en Tarragona, que dispone de todas las condiciones necesarias para la custodia y el cuidado de un animal de las características de Pelado. La Fundación se compromete a trasladar al astado desde Tordesillas a las dependencias del santuario con el fin de "garantizar para él una vida digna hasta que, de manera natural, ésta llegue a su final", según informa a través de un comunicado.


 

UN POCO DE HISTORIA

Los defensores a ultranza del ya extinto 'Toro de la Vega' se amparan en un rito que los orígenes sitúan incluso en 1335, cuando el Rey Pedro I de Castilla decretó que los torneos de lance con toros que ya se hacían en muchas localidades se debían celebrar a campo abierto, terminando la justa "con el despeñamiento del morlaco". En los años 90 se dieron dos casos de toros indultados por sobrepasar los límites sin que los participantes les hubieran dado muerte (en 1993 y 1995), aunque lo más común era que los toros acabasen muertos a lanzadas poco después de superar el hito que marca el inicio del 'torneo'.

 

El Toro de la Vega fue declarado de Interés Turístico en 1980. La Junta de Castilla y León lo protegió como Espectáculo Taurino Tradicional en 1999 y, en 2002, reforzó su protección al considerarlo de Interés Turístico Regional, si bien el pasado día 19 de mayo, con motivo de la polémica suscitada con su celebración, el Gobierno regional aprobó un decreto-ley que prohíbe la muerte en público de reses en espectáculos taurinos tradicionales.