Cientos de personas secundan en Valladolid la manifestación convocada por estudiantes contra la Lomce y los recortes

Cientos de personas de distintas edades han secundado en la mañana de este jueves la manifestación convocada por estudiantes contra la Lomce y los recortes en la educación, con motivo de la huelga general de la enseñanza.

  

En la marcha, que ha recorrido el centro de la capital desde la Plaza Mayor y hasta la plaza de San Pablo, se han coreado consignas como "la educación no se vende, se defiende" y "qué casualidad, que el hijo del obrero no puede estudiar".

 

El portavoz de los estudiantes, Jorge Lebrero, ha subrayado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que "sobran los motivos" para esta convocatoria y ha criticado la "agresión" que el proyecto de ley supone para la educación pública. Además, ha asegurado que se trata de una reforma realizada "de espaldas a la comunidad educativa".

 

Para Lebrero, se trata de una ley "segregadora y privatizadora" que supone "un paso atrás", al tiempo que ha acusado al ministro de Educación, José Ignacio Wert, de no tener "apoyo" para promover esta legislación, ya que "es el farolillo rojo del Gobierno en valoración ciudadano".

 

Durante el recorrido, la marcha se ha detenido frente a la sede del PP, en la esquina de la calle Alcalleres con Montero Calvo, contra cuya fachada se ha lanzado un globo con pintura verde.

 

PADRES

 

A la manifestación han acudido también representantes de los padres de alumnos y profesores, para mostrar su rechazo a la nueva ley y a los recortes que sufre la educación pública.

 

La presidenta de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Castilla y León (Confapacal), María José Gómez, ha justificado su apoyo a la iniciativa de los estudiantes por la necesidad de "decir basta" y ha pedido al Ministerio que "si no quiere" escucharlos a ellos, "al menos escuche al Consejo de Estado", que, a su juicio, "ha dado un varapalo al proyecto".

 

Gómez ha destacado el seguimiento "muy grande" de la huelga entre los alumnos, "sobre todo en Infantil y Primaria", a pesar de la "dificultad" que supone para los padres "no llevar a sus hijos al colegio".

 

Por lo que se refiere al profesorado, ha admitido que el seguimiento "deja algo más que desear", pero, al tiempo que ha mostrado su "respeto" por esta decisión, ha pedido a los docentes que "respeten" el derecho de los estudiantes que no acudan a clase.

 

Algunas profesoras que sí han secundado la huelga y han asistido a la manifestación han advertido de las consecuencias que los recortes han tenido en sus centros, donde "se ha quitado dinero para calefacción" y "hasta los padres han tenido que traer toallitas porque no hay papel higiénico".

 

También han lamentado que la no sustitución de profesores de baja provoque que ellos mismos tengan que cubrirlos, a pesar de que no pueden "prestar la misma atención" porque no es su grupo y no tienen "tiempo de preparar las clases".

 

A esta marcha seguirá, a partir de las 20.00 horas, otra que partirá desde la plaza de Colón y concluirá en la Plaza Mayor, convocada por la Plataforma en Defensa de la Escuela Pública.