Cientos de personas acompañan al pregonero de la Cofradía de las Siete Palabras en la llamada al Sermón

El pregonero del Sermón de las Siete Palabras. JUAN POSTIGO

Desde las 8.30 horas el pregonero de la cofradía, Álvaro Gimeno, ha recorrido las calles de la ciudad llamando al Sermón de las Siete Palabras.

Cientos de personas han acompañado este viernes al pregonero de la Cofradía de las Siete Palabras de Valladolid en la llamada al Sermón de las Siete Palabras que, a partir de las 12.00 horas de esta jornada de Viernes Santo, pronunció el sacerdote y periodista Antonio Pelayo.

 

Desde las 8.30 horas el pregonero de la cofradía, Álvaro Gimeno, ha recorrido las calles de la ciudad llamando al Sermón de las Siete Palabras; de manera previa, había recogido el pergamino del pregón en el Palacio Arzobispal y de manos del cardenal arzobispo de la ciudad, Ricardo Blázquez.

 

La plaza de San Miguel, la de la Trinidad, la iglesia de San Pablo, el Museo Nacional de Escultura, el hospital Clínico, el teatro Calderón, la catedral, las iglesias de El Salvador y la Inmaculada Concepción, plaza de Colón, Academia de Caballería y Atrio de Santiago han sido algunos de los rincones recorridos por el pregonero, quien ha recitado el soneto compuesto por el escritor y periodista Miguel Ángel Rodríguez.

 

La composición dice: "Tres clavos ensartan a Dios burlado/en la cruz, tiznado de sangre y pena/Piel exangüe, blanca -de luna llena-;/boca sin aire, ojos entrecegados./ Retazos de un martirio despiadado/ cubren Su cuerpo de fuerza serena./ Brutal llaga proclama la condena/ en silencio, ya yerto: derribado./ Eccehomo que perturba la conciencia:/ alma herida, aflicción desgarradora,/ un vértigo de dolor e impotencia./ Solo está Cristo en la angustiosa hora;/ un negro telón agranda Su ausencia:/ transido, ante el Dios muerto, el Hombre llora./"

 

El soneto es una composición clásica en endecasílabos y rima ABBA ABBA CDC DCD, "como mandan los cánones más ortodoxos", explicaba en el momento de la presentación la Cofradía, y "esconde un secreto": al unir las letras de los primeros versos de los dos cuartetos y los dos tercetos se forma el acróstico 'TRES'.