Cientos de ganaderos de Las Arribes claman contra los ataque de lobo a su ganado

Más de medio millar de profesionales se dio cita en Lumbrales para mostrar su repulsa ante la dejadez de la Administración y contra los continuos ataque de lobo que provocan grandes pérdidas económicas.

Ganaderos de Las Arribes han dicho basta. Más de medio millar de profesionales del sector se ha dado cita en Lumbrales con el objetivo de denunciar los continuos ataques de lobo que sufren y que les generan numerosas pérdidas económicas e innumerables daños en el ganado.

 

Además, representantes de los ayuntamiento de las localidades afectadas también se han dado cita en una manifestación en la que se han lanzado consignas contra el lobo y la dejadez de la administración en muchas ocasiones ya que se sienten indefensos ante los ataques del cánido.

 

Con esta protesta, unánime por parte del sector y que ha contado con representantes de Asaja Salamanca, los afectados quieren hacerse oír y denunciar una situación que les perjudica desde hace mucho tiempo.

 

 

Éste es el comunicado que han leído los manifestantes:

 

"Estamos aquí porque ya no aguantamos más. Estamos cansados de ver cada mañana como el lobo ha acabado con nuestros animales, o los del vecino. Porque nos sentimos impotentes, y porque estamos hartos de levantarnos con incertidumbre, rezando para que el lobo no haya visitado esa noche nuestra explotación. 

 

El lobo nunca vivió en Arribes. El lobo sólo es desesperación y pérdidas económicas. Tenemos que decirlo fuerte y claro. NO queremos al lobo en nuestra comarca. Ganadería y lobo son incompatibles. Apostar por uno es ir en contra del otro. Y hasta ahora, la Junta de Castilla y León ha apostado por el lobo. Por eso le pedimos que sea valiente ante las presiones de ciertos lobbies, y se posicionen de nuestro lado.

 

 

Al lado del ganadero, que somos los que damos vida al mundo rural, que somos los más interesados en cuidar el medio ambiente, en mantener una dehesa fuerte y sana. Queremos soluciones urgentes. Y no, no estamos dispuestos a pagar nuevos seguros por el lobo, como pretende la Junta de Castilla y León.

 

Esa no es la solución, porque el lobo seguirá matando mientras vacían nuestros bolsillos. Queremos a nuestros animales vivos, en sus cercados, en sus rastrojos y dehesas. No queremos pagar por adelantado sus cadáveres. Por ese motivo, le pedimos a la Junta de Castilla y León que nos escuche. El daño del lobo no es sólo el animal que mata, que devora. Es el que deja herido de muerte, con la garganta atravesada, con media anca arrancada. El daño del lobo también es el cordero que perdemos, la leche que dejan de dar las ovejas, los abortos que causa, las medicinas que tenemos que comprar, el tiempo que invertimos en curarlas para ver como a los pocos días también se mueren... es el retraso del celo que sufre el rebaño, la ansiedad en la que vivimos...Daño, pérdidas económicas, que no podemos permitirnos.

 

 

El lobo no puede vivir a nuestra costa. Si la Junta se empeña en que siga viviendo en Arribes, que pague su daño, que pague su supervivencia, que nos indemnice todas nuestras pérdidas y no sólo el animal muerto. Que simplifique el trámite burocrático y acelere los pagos. Que nadie se equivoque. Nosotros somos el mundo rural, somos los que convivimos y conservamos la naturaleza. Somos los más interesados en la famosa biodiversidad. Y por ello, decimos con rotundidad: NO AL LOBO EN ARRIBES".

 

Noticias relacionadas