Científicos explican la evolución de algunos de los dinosaurios más grandes

Un equipo de científicos de la Universidad de Liverpool ha logrado explicar, a través de modelos informáticos, la evolución del cuerpo de unos de los dinosaurios de mayor tamaño, los saurópodos.

El cuerpo es estos animales se caracterizaba por las grandes dimensiones de su tronco, cuello, patas y cola, y su pequeña cabeza.

 

Los saurópodos son los animales terrestres más grandes que jamás han vivido y entre sus miembros están algunos de los ejemplares más conocidos, como los diplodocus, los Apatosaurus o el Brontosaurio.

A pesar de que su anatomía es bien conocida, hasta la fecha, no se había profundizado en la evolución de la misma y de cuál podría ser el origen del contraste entre cuerpo y cabeza tan peculiar en esta especie. El científico Karl Bates y sus colegas decidieron comenzar un estudio al respecto usando modelos informáticos tridimensionales con los que han reconstruido los cuerpos de los saurópodos para analizar cómo la forma y el tamaño ha evolucionado a través del tiempo.

Durante su inverstigación, que ha sido publicada en 'Royal Society Open Science', Bates ha encontrado evidencias de que los cambios en la forma del cuerpo de este animal coincidieron con los principales acontecimientos de la historia evolutiva, como el aumento de los titanosaurios, los últimos saurópodos que existieron.

Los primeros dinosaurios que evolucionaron a partir de los saurópodos eran pequeños y caminaban sobre dos patas, con colas largas, troncos pequeños y pequeñas patas delanteras. De hecho, el equipo ha estimado que esta forma de cuerpo, que concentra su mayor peso cerca de la articulación de la cadera, les habría ayudado a mantener el equilibrio para caminar sobre sus patas traseras.

ANIMALES CUADRÚPEDOS

Pero los saurópodos evolucionaron gradualmente alteraron tanto su tamaño como su forma de esta plantilla ancestral y se convirtieron en animales, no sólo significativamente más grandes y más pesados, sino también consiguieron un tronco proporcionalmente más grande, así como unas patas anteriores y, en particular, un cuello dramáticamente más grande.

Los hallazgos del equipo muestran que estos cambios de distribución de peso en los saurópodos a medida que crecían en tamaño llevaron a estos dinosaurios a para gradualmente de ser animales de dos patas a uno de cuatro patas, como lo son los grandes miembros de esta especie del Jurásico: diplodocus y apatosaurus.

Del mismo modo, el equipo encontró que estas tendencias vinculadas al tamaño, la forma del cuerpo y la distribución del peso no terminaron con la evolución de los saurópodos cuadrúpedos totalmente. En el período Cretácico --la última de las tres edades de los dinosaurios-- muchos grupos de saurópodos anteriores se redujeron.

"Como resultado de la elaboración de estos modelos hemos podido comprobar que el tamaño relativo del cuello de los saurópodos aumentó gradualmente con el tiempo, dando lugar a animales que cada vez eran más pesados en su parte delantera, en relación con sus antepasados", ha indicado el autor principal.

Su compañero del Imperial College de Londres, Philip Mannion, ha destacado que estas innovaciones en la forma del cuerpo podrían haber sido clave para el éxito de los titanosaurios, que fueron los únicos dinosaurios saurópodos que sobrevivieron hasta la extinción total, hace 66 millones de años.