Cerrado el aparcamiento de la Plaza de la Solidaridad por razones de seguridad y salubridad

El aparcamiento de la Plaza de la Solidaridad, cerrado. TRIBUNA

El Ayuntamiento de Valladolid informa de que este se encuentra inundado en su tercera planta y que no cumple requisitos de ventilación ni de alarma y detección de incendios.

El Ayuntamiento de Valladolid ha ordenado la pasada semana la adopción de medidas con respecto al aparcamiento municipal de la Plaza de la Solidaridad, en orden a garantizar su seguridad y salubridad.

 

Así, el Departamento de Patrimonio ha ordenado al responsable actual del aparcamiento de residentes de la plaza de la Solidaridad su cierre cautelar a la vista del reciente informe elaborado por el arquitecto del Departamento según el cual, en el recinto “no se dan las condiciones necesarias de seguridad y habitabilidad”.

 

Entre otras deficiencias, el informe menciona las relativas al sistema de renovación de aire, al alumbrado de emergencia y a los sistemas de alarma y detección de incendios (con bocas de incendio inoperativas y extintores sin revisar). La planta tercera del aparcamiento, además, se encuentra inundada y hay filtraciones de agua en otras plantas.

 

Se da la circunstancia de que en el año 2015 el Ayuntamiento ya había requerido la subsanación de distintas deficiencias, pero en una segunda inspección técnica, llevada a cabo recientemente, se ha constatado que no se han completado las labores de reparación, quedando pendientes de subsanar ciertas deficiencias de tal entidad que, según el arquitecto del Departamento de Patrimonio y el ingeniero municipal, justifican el cierre cautelar del aparcamiento por razones de seguridad y salubridad. 

 

Según la concesión municipal, el mantenimiento del aparcamiento en perfectas condiciones de uso es competencia del concesionario. El Ayuntamiento ha dirigido ya un escrito a la entidad actualmente responsable del aparcamiento, la empresa Deloitte Abogados S.L., quien actúa como administrador concursal de TECONSA,  que fue la empresa que en 2007 resultó adjudicataria de la concesión, pero que se encuentra en concurso de acreedores desde el 2014. 

 

En el escrito enviado el Ayuntamiento ordena el cierre cautelar del aparcamiento y la adopción de las medidas necesarias para que los usuarios retiren sus vehículos, así como la urgente reparación de todas las deficiencias encontradas.

 

La ocupación de este aparcamiento de residentes es escasa. Hasta la fecha, de un total de 287 plazas de garaje solo 10 (9 de turismo y 1 de motocicleta) tienen constituido un derecho de cesión de uso. A estos 10 usuarios se ha dirigido también el Ayuntamiento para informarles de la situación, ya que algunos de ellos habían manifestado ya los problemas que presentaba el aparcamiento.