Cermi reconoce la formación de médicos de Castilla y León en atención a discapacitados pero admite "carencias"

Sáez Aguado apuesta por avanzar con pacientes crónicos con discapacidad y aboga por la responsabilidad del paciente en "sus propios cuidados".

El presidente del Comité Autonómico de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad en Castilla y León (Cermicyl), Francisco Sardón, ha reconocido la "importante" formación con que cuentan los médicos de la Comunidad a la hora de atender a pacientes con discapacidad, pero ha admitido que todavía existen "algunas carencias", sobre todo en los aspectos de "accesibilidad".

 

Sardón se ha pronunciado así durante la inauguración de las III Jornadas de Buenas Prácticas en Atención Sanitaria a Personas con Discapacidad, que se han celebrado este miércoles en el Hospital Río Hortega y que han contado con la presencia del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

 

Frnacisco Sardón ha apostado por "concienciar" y "sensibilizar" sobre las dificultades que los discapacitados tienen también a la hora de recibir asistencia médica, sobre todo aquellos afectados por síndromes como el de Down o los relacionados con el autismo, ya que éstos requieren una atención "más específica".

 

Tras reconocer la preparación de los profesionales sanitarios en la materia, el presidente de Cermicyl ha enfatizado la importancia de "avanzar" en la coordinación entre la sociedad y la sanidad para prestar la asistencia médica a personas con discapacidad.

 

Por último, ha admitido que los recortes presupuestarios han afectado también a la atención sanitaria a discapacitados y ha reivindicado un sistema público "para todos", pero ha puntualizado que esos "problemas de acceso" a la atención se han concentrado en "casos minoritarios".

 

En este sentido, el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha aclarado que la época de recortes ha dado paso a "cambios organizativos" para "garantizar la asistencia sanitaria en términos de sostenibilidad".

 

NUEVAS OBLIGACIONES

 

En lo referente a la atención a discapacitados, el consejero ha admitido que "hay cuestiones que mejorar" y ha abogado por incorporar nuevas iniciativas destinadas "a grupos muy concretos", más si cabe desde la aprobación de la Ley de Derechos de los Discapacitados de Castilla y León, la cual "incluye nuevas obligaciones en relación a la prestación sanitaria".

 

Para ello, la Consejería ha constituido junto con Cermi un grupo de técnico de trabajo encargado de "analizar casos prácticos" y avanzar en las respuestas tanto en la atención psiquiátrica para este colectivo, como en el tratamiento de sus trastornos, en el fomento de su desarrollo o en la elaboración de una guía para la atención de personas con Síndrome de Down.

 

Asimismo, Sáez Aguado ha recordado que muchos de los discapacitados presentan también enfermedades crónicas, por lo que ha defendido avanzar en esta materia.

 

Por otro lado, ha apostado por la responsabilidad del paciente a la hora de aplicar "sus propios cuidados" en lugar de "cargar todo el peso sobre los médicos y los enfermeros", por lo que se ha comprometido ha ampliar la formación de los pacientes y ha continuar con el trabajo que se realiza con los movimientos asociativos, a los que ha pedido colaboración para trasladar estas ideas hasta los propios afectados.

 

Las III Jornadas sobre Buenas Prácticas en Atención Sanitaria a Personas con Discapacidad se han celebrado con el objetivo de dar a conocer las principales dificultades que se presentan en el colectivo en su relación con el entorno sanitario, así como modelos de buenas prácticas instaurados en Castilla y León para "mejorar y fortalecer" la relación del profesional sanitario con el paciente discapacitado.

 

Dicha iniciativa está dirigida a personal médico, enfermeros, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, animadores comunitarios, psicólogos, pedagogos y asociaciones de pacientes.