Cerca de cuatrocientos superhéroes dan vida a la carrera de obstáculos más exigente

Gran ambiente y más de un millar de espectadores disfrutan de la espectacular Tribuna Iberian Race celebrada este domingo en Simancas.

El tiempo ha acompañado para que casi cuatrocientos (valientes) atletas completaran una de las carreras más exigentes y vistosas de cuantas se celebran en el panorama nacional: la Tribuna Iberian Race. Más de un millar de personas han podido seguir muy de cerca este evento deportivo que también es un espectáculo en sí mismo.

 

La trazada del recorrido invitaba a seguir la prueba que partía del puente medieval de Simancas para adentrarse en el pinar donde comenzaban los obstáculos. Pero quizá el lugar donde mejor seguir la carrera era en las instalaciones municipales de Los Pinos. Allí se agolpaban los obstáculos más llamativos y también los más duros, jalonados por ese Mulhacén, un tobogán imponente de más de seis metros de altura.

 

Un niño pequeño jaleaba a su padre quien competía en la Iberian Race e intentaba superar, con éxito, un muro vertical. Marcos decía que de mayor quería ser como su padre, “un supermán” del deporte. El presidente y consejero delegado de Tribuna Grupo, Juan Antonio Martín Mesonero, organizador del evento junto al Ayuntamiento de Simancas, destacaba la calidad de la prueba.

 

El alcalde de Simancas, Alberto Plaza, ponía el acento en las magníficas instalaciones tanto deportivas como naturales con las que cuenta la villa para la práctica de modalidades deportivas como esta, mientras que Carmen de los Ríos, de la Universidad de Valladolid, destacaba los valores de la prueba. Ángel Concejo, de Grupo Vepisa, insistía en esta línea, especialmente en el “compañerismo” que se veía entre los atletas, ayudándose unos a otros.

 

Después de varias horas de carrera, de mucho barro y sobre todo esfuerzo, las caras eran de satisfacción por el reto superado. Un reto al alcance de superhéroes.