Cerca de 800 profesionales abordarán en Valladolid la atención al paciente crónico

Debatirán y analizarán del 5 al 7 de marzo el cambio de modelo asistencial en la atención de las enfermedades crónicas. 

Valladolid acogerá los días 5, 6 y 7 de marzo el VII Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico, que se celebrará en el Auditorio Miguel Delibes, impulsado por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), en colaboración con la Junta de Castilla y León. En él se debatirán y compartirán experiencias sobre el cambio de modelo para hacer frente al desafío de atender a una población en la que la prevalencia de la enfermedad crónica es cada vez mayor.

 

Se estima que las personas mayores de 65 años tienen una media de unas tres enfermedades simultáneamente y las situaciones de mayor complejidad corresponden a las personas de más edad y con más larga evolución de sus procesos, según la información de la organización del congreso recogida por DiCYT.


A Valladolid acudirán unas 1.000 personas entre profesionales de los servicios sanitarios y sociales, la administración y representantes de 80 asociaciones de pacientes y familiares con el objetivo de analizar, desde una perspectiva multidimensional, el cambio de modelo para atender a los enfermos crónicos. “Un modelo que pretende conseguir la atención integral a la persona sin barreras entre instituciones o niveles asistenciales”, según Daniel Araúzo, presidente del Comité organizador.

 

Para el doctor Araúzo “es fundamental la necesidad de entendimiento, alianza y colaboración de todos, para transitar hacia un modelo con objetivos y métodos de trabajo comunes y la gestión compartida de los recursos que dé respuesta a las necesidades de los pacientes”.

 

Para ello se precisa “la reorganización y gestión eficiente de los recursos asistenciales, dando un papel preponderante a la atención primaria y una mayor integración asistencial entre ambos niveles (atención primaria y atención hospitalaria y servicios sociales), lo que repercutirá en una disminución de las urgencias e ingresos hospitalarios, duplicidades de pruebas, interacciones medicamentosas y, por lo tanto, redundará en la seguridad del paciente y en la eficiencia del sistema ”, señala el doctor Luis Inglada, presidente del Comité científico.

 

Según estimaciones, en 2050 el 35 por ciento de la población será mayor de 65 años, lo que unido al aumento de la vida media de la población, conllevará un incremento del número de personas con enfermedades crónicas. Unido a “los cambios en la estructura de las familias españolas y los cambios de roles en los cuidados”, se hace necesario que los responsables sanitarios reorienten sus organizaciones para dar respuesta a las nuevas necesidades.

 

"La aplicación al ámbito sanitario de las tecnologías de información y comunicación (TIC) puede ser un elemento de ayuda además de la participación directa de los servicios sociales en el nuevo modelo", añade Inglada.