Cerca de 8.000 personas fueron atendidas por Cáritas Valladolid en el año 2015

Arzobispado. JORGE IGLESIAS

Cáritas Valladolid atendió a cerca de 8.000 personas el pasado año, una cifra inferior a la de 2014, pero ha realizado más intervenciones fruto de las acciones de seguimiento y acompañamiento que se realizan con los usuarios.

PROCEDENCIA DE SUS RECURSOS

 

En relación a la procedencia de los recursos empleados por Cáritas, el pasado año ascendieron a 2,52 millones de los que 233.127 euros proceden de las cuotas de los socios (son 1.211 y 112 personas jurídicas), 502.103 euros de donativos, 75.965 euros de donativos en especie, 286.982 euros de campañas y 316.351 euros de colectas.

 

Asimismo, en los recursos externos figuran 760.641 euros de subvenciones oficiales, fundamentalmente procedente del IRPF, y 272.081 de subvenciones no oficiales (a través de Cáritas España), a los que se suman 193.266 euros de recursos extraordinarios (herencias o legados).

 

De todo lo recibido, Cáritas Valladolid ha destinado 89.405 euros para campañas de ayuda exterior en Nepal (64.688 euros), Siria y Oriente Medio (17.812), Cuerno de África (3.805) y otras (3.100).

 

La empresa de fines sociales Arco Iris-Prolava ha incrementado sus subvenciones para la contratación de personas con dificultades de empleabilidad y acabó el ejercicio con un saldo positivo de 9.394 euros y la Fundación Mandamiento Nuevo, por su parte, cerró con 3.129 euros de saldo también en positivo.

En este sentido, ha precisado que el número de personas atendidas baja en relación al año anterior mientras que las intervenciones suben ya que se "trabaja más" con las mismas personas fruto de los seguimientos y acompañamientos que se realizan.

 

De las cerca de 8.000 personas atendidas (4.400 por los servicios diocesanos y otras tantas por los parroquiales), 1.100 fueron personas sin hogar (se atiende a una media de 220 o 230 al día y la cuantía total destinada fue de 516.558 euros), 238 niños y adolescentes (63.316 euros) y 187 mayores vinculados a los distintos talleres que se realizan en las parroquias (338.871 euros).

 

Estas cifras disminuyeron, al igual que la de 7.400 personas atendidas en las acciones de base y familia, centrada en la atención de sus necesidades primarias (544.059 euros) y las 2.185 relacionadas con el ámbito de empleo y economía social, que registró menos usuarios pero mayor partida --ha pasado de 534.000 a 592.340 euros debido a su participación en las políticas de empleo pilotadas por Ecyl para favorecer la empleabilidad de personas con más dificultades--.

 

Por el contrario, crecieron las cifras de atención a minorías étnicas y personas inmigrantes (208 y 709, respectivamente), líneas de acción a las que se destinaron 79.675 y 106.969 euros. Junto a ellas figuran en el balance los 21.612 euros empleados en animación de Cáritas parroquiales, 45.430 para sensibilización y comunicación y 40.431 de cooperación internacional.

 

Además, del total de 2,65 millones de recursos empleados 160.348 euros fueron para actividades vinculadas con Mujer, 12.355 euros a juventud, 100.913 a drogodependencias y 30.558 euros a voluntariado y formación. En este punto, García Gallo ha cifrado en 799 los voluntarios de la organización (38 en Medina del Campo y Laguna de Duero, 284 en Valladolid y 107 fuera de ella a los que se suman 429 de Cáritas parroquiales, de los que 370 lo son en programas específicos).

 

"CRECE PERO NO MEJORA"

 

Jesús García Gallo, quien ha trasladado su agradecimiento a quienes colaboran con la entidad, que cuenta con 49 trabajadores y 713 socios, ha reconocido que la situación "no crece" pero tampoco mejora, por lo que está "contenida", aunque ha apostillado que aunque no vaya a peor en los datos estadísticos, no ocurre lo mismo con las personas.

 

En un escenario de más ayudas sociales, aún existen colectivos y personas con mayores dificultades para encontrar empleo, ámbito en el que sí se puede hablar de "cronificación" tras ocho años de crisis económica, según el máximo responsable de Cáritas Valladolid, quien también ha apuntado a la "más favorable ubicación" de Castilla y León en relación a la situación nacional.

 

"Hay empobrecimiento y hay endeudamiento", ha asegurado antes de añadir que con 850 euros de sueldo no se mantiene una familia de cuatro personas y menos cuando hay un endeudamiento.

 

No obstante, ha incidido en la necesidad de tener en cuenta el aspecto demográfico, que es "absolutamente ficticio" ya que puede arrojar una visión distorsionada de los datos.