CEOE abre un expediente a Terciado por sus cobros irregulares en Cepyme

Jesús Terciado y Joan Rosell, presidente de Cepyme y de Cecale, respectivamente.

La patronal investigará por qué Terciado cobró de Cepyme 313.000 euros a través de dos de sus empresas. El empresario asegura que las retribuciones corresponden a su salario como presidente de la patronal de las pymes cuando los estatutos no contemplan sueldo.

El esquema de remuneraciones como presidente de Cepyme que se ha destapado esta semana puede complicar mucho la reelecciónde Jesús Terciado como presidente de Cepyme, la patronal de las pequeñas empresas. El motivo es que, tras saltar el escándalo, el empresario abulense tendrá que responder a la denuncia por los cobros de Cepyme que le han puesto miembros de la organización y también al expediente informativo que le ha abierto CEOE para aclarar el caso.

 

La patronal CEOE ha abierto un expediente informativo a Jesús Terciado tras conocerse que había cobrado de manera irregular y a través de sus empresas 313.000 euros de Cepyme en concepto de sueldo como presidente. Realmente, el proceso trata de averiguar cuál es el esquema de cobros del que disfruta Terciado tras destaparse también que tiene un suelo de 154.000 euros anuales gracias a un contrato blindado y que acumuló unos 40.000 euros en gastos de tarjeta y hasta 11.000 por año en dietas a cargo de Cecale en sus años como presidente de la patronal de Castilla y León.

 

El expediente informativo tendrá que aclarar por qué cobró Terciado un sueldo desde el primer día en Cepyme, a pesar de que los estatutos de la organización no lo contemplan; Terciado asegura que solo hizo lo que había hecho el anterior presidente, pero preguntado por esta cuestión su antecesor, Jesús Bárcenas, ha negado que cobrara ningún emolumento como sueldo y que solo cobró los gastos que le generaban las actividades como presidente.

 

Según explica el diario 'El Mundo', el propio Terciado explicó este miércoles en el comité ejecutivo de la patronal nacional, donde su escándalo fue uno de los principales temas, que cobró a través de sus empresas porque era la práctica del anterior presidente al no estar prevista otra forma. Es decir, reconoce que la figura de presidente no incluye sueldo y su explicación de que era lo que hacía el anterior presidente se ha negado.

 

También tendrá que arrojar luz sobre el sistema elegido, ya que cobró esos 313.000 euros facturando a Cepyme como labores de consultoría a través de dos empresas de su propiedad. Esta fórmula, que simularía un sueldo, constituiría un fraude según expertos de la Agencia Tributaria; según diversas fuentes, se habría ahorrado en impuestos una importante cantidad al tributar por sociedades y no como retribuciones.

 

En este sentido, también habrá que arrojar luz sobre el contrato de alta dirección que se adjudicó como presidente de Cepyme para poder cobrar 154.000 euros anuales por el cargoEn este sentido, el propio presidente de CEOE, Joan Rosell, ha asegurado esta semana que el dirigente que quiera cobrar sueldo, tiene que haberlo comunicado a los órganos de gobierno. Sin embargo, no hay constancia de que haya sido así. El contrato está vigente desde octubre de 2012. Rosell no cobra sueldo por su cargo y ha pedido más transparencia a los presidentes de las patronales.